columnas de opinión | Publicado el

Algunos daños de la tecnología

1/1
Algunos daños de la tecnología

Por  Juan Alberto Granados. El viernes  anterior en la edición impresa de nuestro acogedor periódico El Meridiano en Sucre se escribió, en primera página,  el día  jueves donde debía decir viernes, aunque la fecha estaba correcta como dos de noviembre. Aunque parezca un error trivial no debería suceder. Así estamos ahora llenos de informaciones sutiles pero aparentes. La tecnología se tomó al mundo pero nos ha vuelto anodinos.

Casi simultáneamente vi por la televisión nacional una noticia de Sincelejo pero acomodada a Cartagena y en otro momento una de Sucre apropiada al departamento del Cesar.

Por otro lado la cadena internacional CNN le inventa noticias desfavorables a Donald Trump sobre informaciones que le favorecen. "Trump subió la favorabilidad entre los negros norteamericanos para las elecciones del martes 6 de noviembre de 3 %  a 40 %". A renglón seguido el periodista desdobla la información positiva a negativa afirmando que los negros no cuentan en esa votación. Por otra parte ya las grandes cadenas de mercado desde octubre están en Navidad, con villancicos y todo.  Las emisoras radiales y televisivas del orden nacional manipulan a nuestro país en todos sus órdenes.

Las noticias falsas constituyen un fenómeno que entra en el ámbito de la desinformación, y su intención nociva tiene repercusiones sin precedentes porque la informática las convierte en virales al facilitar que traspasen fronteras y contagien a toda clase de medios.

Pero aunque la tecnología nos ha llevado a muchos avances también nos ha perjudicado al perder muchas habilidades que adquirimos durante cientos de años de conciencia. Entre muchas de ellas corregir textos. Como pasó el viernes citado con nuestro periódico. 

Pero vale la pena citar aquí algunas prácticas que se nos olvidaron a raíz de la tecnología: leer un mapa, remendar ropa, saber cómo buscar un dato en un libro, entender las unidades de peso, multiplicar y dividir, saber gramática y saber deletrear, dominar la caligrafía, tejer; recordar los números de teléfono de familiares y amigos,  saber identificar la flora y la fauna de un lugar, saber mecanografía, cortar y arreglar el dobladillo de los pantalones; arreglar un enchufe.

Las razones más frecuentes para estos efectos tecnológicos, que motivan a los consumidores a utilizar computadoras y celulares, destacan el acceso a redes sociales, envío o recepción de mensajes instantáneos, mensajes SMS, compartir imágenes o videos y ver videoclips en Facebook. En eso pasamos horas enteras descuidando nuestra salud y  trabajo. Estamos sin concentración en nuestro devenir cotidiano.

Según la investigación, los colombianos gastamos en promedio 12,2 horas a la semana navegando en  internet, mientras que en el caso de los más seducidos  llegan a 14 horas a la semana.


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.

Powered by Sindyk
Arriba