en tendencias sucre | Publicado el

Banda Juvenil de Chochó: 50 años de folclor sabanero

1/1

La Banda Juvenil de Chochó es una banda que no envejece, que con el tiempo se renueva para mantener viva la tradición musical de un pueblo en el que podría decirse que el porro y el fandango se escuchan hasta en el cantar de las aves.

El día de 1968 en que la Banda Juvenil de Chochó ensayó por primera con todos sus músicos hubo fiesta en el pueblo. 

Los más veteranos de la agrupación cuentan que la calle donde ensayaban, en el corregimiento de Chochó, se llenó de decenas de  personas que con palmas y moviendo las caderas acompañaban los sonidos tímidos que hacían los instrumentos de una banda que por aquellos días se hacía llamar "Ritmo de la Sabana".

Hoy, a 50 años de aquella primera vez, la Banda Juvenil de Chochó se ha convertido en una institución musical reconocida a nivel nacional e internacional y por la cual han pasado grandes maestros del porro y el fandango en Colombia.

Según el maestro Fabio Antonio Santos Romero, actual director de la Banda Juvenil de Chochó, esta agrupación es un emblema que los chochoanos y los sucreños llevan impregnado en su sangre. 

De hecho, el maestro Santos asegura que "chochoano que es chochoano se identifica con su banda" y, precisamente, así le sucedió a él, que este año también cumple 50 años de vida.

Reviviendo el porro desde 1968

Cuando Fabio Santos se unió a la Banda Juvenil de Chochó, la agrupación ya tenía 20 años reviviendo en cada toque el folclor sabanero. 

"Eso fue un acontecimiento para mí porque, anteriormente, entrar a una agrupación como la Banda Juvenil de Chochó era un triunfo grande. No todo el mundo estaba en una banda de esa envergadura", dice Santos.

La Banda Juvenil de Chochó es una insignia y se hace sentir cada vez que interpreta sus obras musicales

En esa época, alrededor de 1988, la banda era dirigida por dos grandes de la música sabanera: Armando Contreras y Norberto Mercado. 

El primero era el director musical. El maestro Contreras se encargaba de los arreglos y de intentar transmitirles a los jóvenes miembros de la agrupación todo ese bagaje musical que había adquirido en sus años de carrera. Les enseñaba escritura, composición e interpretación musical.

El segundo, Norberto Mercado, fue el artífice de todo. Aunque lo consideran un músico como cualquier otro, su "don de gentes" lo llevó a convocar a los jóvenes que iniciaron la banda. Esto, unido a la facilidad que tenía para el manejo de las finanzas, hizo del maestro Mercado el director comercial de la agrupación.

Junto a ellos estaban el maestro Francisco Sequeda, doña María Contreras y Hernes Tapia, que también trabajaron en el nacimiento de la banda.

Tras la muerte del maestro Armando Contreras, en 1997, Fabio Santos asumió el rol de director secundado por sus compañeros de la banda. 

"Siempre fui muy inquieto con la música. Rápidamente aprendí a escribir y a componer para la banda. Por eso los demás músicos decidieron nombrarme como director, pero considero que me hice verdaderamente director en 2004 cuando empecé a hacer trabajos musicales y la gente empezó a conocerme", cuenta.

Asimismo, afirma que el mejor año para la banda, durante su dirección, fue en 2006 cuando la banda fue reconocida como una de las mejores de la Sabana.

"Nos presentamos en diferentes festivales como el de San Pelayo, Caucasia, Barrancabermeja, en el Encuentro Nacional de Bandas en Sincelejo y, en ese 2006 bendito para la banda y para mí, nos ganamos todos los festivales. Eso sí, la banda del maestro Contreras ha sido insuperable", explica.

La Juvenil de Chochó ha ganado 3 veces el Festival Nacional del Porro, en San Pelayo, y una el Encuentro Nacional de Bandas en Caucasia.

A partir de ahí, la Banda Juvenil de Chochó despegó en los escenarios y comenzó a ser reconocida en los municipios donde el porro es símbolo de cultura y tradición. 

De acuerdo con Santos, gran parte de este éxito se debe a que, contrario a lo que ocurre en otras agrupaciones, cuando su primer líder murió la banda no se perdió, sino que gracias a la unidad de los músicos la banda ha permanecido a través del tiempo. 

"Por la banda han pasado diferentes generaciones de músicos. Pienso que han pasado unos 200. Tenemos la esperanza de que la banda y la música de banda jamás mueran. Que el día que Fabio Santos no esté presente, otro director siga con el buen trabajo que creemos hemos hecho hasta el momento", asegura el maestro.

 

Una banda única que se renueva

Es muy fácil reconocer a la Juvenil de Chochó cuando toca. Su estilo personal, construido desde la época del maestro Contreras, se fundamenta en el rompimiento de los esquemas tradicionales que tiene el porro, asegura el maestro Santos.

"La banda siempre fue y ha sido diferente a las demás. Cuando el maestro Contreras dirigía la banda ya tenía esas características diferenciadoras, y yo no impuse un nuevo estilo, sino que he continuado con el proceso que él dejó", resalta.

Y es que, aunque de los músicos que iniciaron en la banda quedan únicamente dos (Róger Contreras y Dagoberto Contreras, ambos trompetistas y familiares del maestro Armando Contreras), la banda se ha venido nutriendo de jóvenes de escuelas de música que hay en el corregimiento de Chochó a los que se les forma para mantener vivos al porro y a la banda por otros 50 años más.



Powered by Sindyk
Arriba