Condenados a convivir con los 'capuchos'

Todo parece indicar que los cordobeses están condenados a convivir con los vándalos que todas las semanas con 'capuchas' paralizan la Universidad de Córdoba e incomunican a la capital cordobesa. Mientras estos delincuentes hacen de las suyas, las autoridades están doblegadas ante sus acciones. ¿Será que así como el país estuvo condenado 50 años por las Farc, los cordobeses caminan ese mismo trecho con los 'capuchos' de la Unicor?

Vuelve y juega. Los 'capuchos' de la Universidad de Córdoba volvieron ayer a protagonizar actos vandálicos al interior del plantel y pareciera que la ciudad estuviera condenada a convivir con su presencia sin que se tomen acciones radicales en contra de este grupo de facinerosos. 

Como se recordará, hace  una semana estos antisociales protestaron a las afueras de la Universidad, donde lanzaron piedras y bloquearon la vía y acto seguido se enfrentaron la Policía, situación que se presenta desde hace años, en el eterno juego del gato y el ratón.

Ayer a las 4:45 p.m. los encapuchados interrumpieron la jornada académica y de salón en salón anunciaron que habría revuelta. 

Esta vez, a través de un panfleto, los delincuentes dieron a conocer las 'razones' de la protesta, una de ellas fue el asesinato de los líderes sociales en el país. 

El grupo de revoltosos argumentó que dentro de la Unicor hay corrupción, daños en la infraestructura y otorgamiento de becas a estudiantes y funcionarios del plantel sin el lleno de los requisitos.

En el panfleto, el grupo de encapuchados se identifica como la 'Brigada Rebelde Iván Marino Ospina del M-19'.

A juicio de los revoltosos, dentro de la U hay que mejorar las condiciones de las cafeterías y los precios que estas manejan.

De igual forma, exigen mejoramiento en los baños, los laboratorios y que se compren insumos de calidad para realizar las prácticas.

Aunque en varias oportunidades el rector de la Universidad de Córdoba, Jairo Torres Oviedo, se ha reunido con los 'capuchos', para que por las vías del diálogo expongan sus peticiones, los delincuentes parecen tener otras motivaciones y en las últimas semanas se ha venido especulando que detrás de estos desmanes habría dirigentes políticos.

Y es que para nadie es un secreto que desde el pasado mes de marzo, con las elecciones a Congreso cambiaron las fuerzas políticas en el departamento de Córdoba y la Universidad no escapa a esa situación.

En los últimos días han salido de la institución funcionarios cercanos al liberalismo y ha empezado una batalla política por el manejo del centro educativo.


Otras Noticias