en el meridiano cultural | Publicado el

Develado el origen del pubis más famoso de las artes

1/1
Obra ‘El origen del mundo’ en el Museo de Orsay, en París, Francia.
Obra ‘El origen del mundo’ en el Museo de Orsay, en París, Francia.

El origen del mundo, la polémica vagina pintada por el francés Gustave Courbet en 1866, encerraba el misterio de la identidad de la modelo que posó para el pintor. Pero el historiador francés Claude Schopp ha reunido las piezas de un rompecabezas histórico.

 Las investigaciones del académico desvelan que la modelo se trató de Constance Quéniaux, una antigua bailarina convertida en cortesana, que amasó fortuna y que acabó sus días entregada a la filantropía.

Especialista en la vida y la obra de Alejandro Dumas, padre e hijo, Schopp se topó por “casualidad”, dice, con la pista que aclaraba el misterio.

“A veces trabajas duro para encontrar algo y encuentras poco y, en este caso, encontré mucho por azar”, explicó el experto que, tras su hallazgo, dedicó meses a trazar la vida de Quéniaux.

La resolución del enigma estaba escondida en un error en la transcripción de una misiva que en 1871 Dumas hijo envió a la escritora George Sand criticando a Courbet, firme defensor de la Comuna de París que los dos primeros consideraban una amenaza para sus bienes.

Atormentado por la frase, que mal transcrita carecía de sentido, Schopp tiró del hilo, acudió a la Biblioteca Nacional de Francia (BNF) y en la embarullada caligrafía de Dumas hijo, que él tan bien conoce, vio “la luz”.

“No se debe pintar el más delicado y el más sonoro ‘interior’ de la señorita Quéniaux”, escribió Dumas hijo, una alusión que, para el estudioso, “sin duda hacía referencia al sexo femenino”. 

A partir de esa pista, señala Schopp, el resto de los indicios apuntalaron su teoría hasta el punto convertirla en “irrefutable”, como sostiene el Museo de Orsay, quien posee la obra.


Powered by Sindyk
Arriba