'En la sala de redacción sentí que estaba en otro mundo'

El contralor departamental, Miguel Arrázola Sáenz, estuvo como director invitado por un día en EL MERIDIANO. En Tiro al Blanco nos da sus impresiones.

¿Cómo se sintió en la sala de redacción?

Me sentí como un niño cuando va el primer día a clase. Es algo nuevo, nunca había vivido esta experiencia tan bonita e invito a otros a que cuando los llamen a hacer de directores por un día no digan que no, porque es una experiencia que se ve una sola vez en la vida. Hoy (viernes) llegué temprano, a las 7:20 a. m., vi a los periodistas con una cara sonriente llegando a trabajar. Tuve la primera reunión con todos a las 8:00 y sentí que estaba en otro mundo. En un mundo que siempre me ha gustado. He dicho que soy un periodista más, porque me gustan las noticias, leerlas todos los días.

¿Logró compenetrarse con los periodistas?

Sí, sí. Ya en la tarde le perdí más el miedo, hice correcciones que nunca pensé hacer, me preguntaban y les respondía que me gustaba más así. Creo que hubo química desde el principio, y más porque los he tratado casi todos los días, porque soy un contralor de puertas abiertas que atiende a todos los periodistas de lunes a viernes sin cita previa. Siempre me ha llamado la atención el periodismo, tengo una prima que trabaja en los Informantes y parece que mi hijo va a ser comunicador social (risas). Le voy a montar un programa en la televisión (local) porque le gusta mucho narrar partidos de fútbol. Hay sangre en la familia y sé que mi hijo va a sacar la cara.

¿Qué fue lo que más le gustó de la labor en la sala de redacción?

Me gustó todo, porque hay un equipo y una cabeza. Te felicito a ti, al director, a la gerente porque no solo los periodistas se llevan el mérito, se los llevan todos. Desde la aseadora hasta el último eslabón. Son un gran equipo. Hay una armonía, todos se preguntan, intercambian conceptos, y para una empresa llegar lejos debe haber unión.

Si más adelante le ofrecen dos opciones: volver a ser contralor o director de un periódico, ¿qué escogería?

La experiencia como contralor me ha gustado mucho, pero las circunstancias de la vida y como está el país ahora mismo pensaría dos veces volver a ser contralor. Y sí me gustaría estar en un medio de comunicación importante como es EL MERIDIANO  en Sucre y sí lo acepto, porque para ser abogado hay que ser buen investigador, tiene que estudiar mucho y en el periodismo también. Hay un lazo muy estrecho entre ambas profesiones.

¿Qué enseñanzas le dejó esta experiencia?

La forma como hacen ustedes los trabajos, cómo examinan una nota. Pensé que cada periodista llegaba y hacía las notas, y no es así. Ustedes trabajan unidos y escuchan las cabezas. Esa es una gran enseñanza. 

¿Qué mensaje les deja a los periodistas?

Que sigan trabajando así, que siempre digan la verdad, que no callen. Siempre he dicho que el periodista no se puede regalar a nadie. La profesión del periodismo es independiente y si hay que sacar noticias malas de una administración que las saquen y las buenas también. 

¿Qué sección nueva le gustaría ver en el periódico?

Pienso que debería haber un espacio en el que se hable algo de Dios, un versículo. Me gustaría que deportes estuviera después de la tercera hoja y no en el último cuadernillo. El deporte le ha dado muchos campeones a Colombia, muchas medallas. Yo soy el contralor del deporte. Tú me ves todos los fines de semana en canchas deportivas y por eso creo que hay que darle más importancia al deporte criollo.

Los contralores van a celebrar unas justas y usted se las trajo para acá…

Como siempre he dicho que soy el contralor del deporte, cuando vi la oportunidad de ver los primeros juegos en Guatapé, en el 2016, les dije a unos amigos: "Quiero que los próximos juegos se hagan en Sucre." Hoy doy un  parte de victoria para el departamento porque ya hoy en Sincelejo hay más de 1500 camas ocupadas para esa fecha, del 2 al 17 de noviembre. En Tolú tenemos casi 600 camas ocupadas. Van a haber más de 3 mil personas en Sincelejo en esa época. Nos ganamos esos juegos porque cuando mostré las playas de Tolú y Coveñas todo el mundo votó para que los juegos fueran en Sucre.

Otras Noticias