en dia7 sucre | Publicado el

'En ningún momento ha habido fraude'

1/1
Enrique Ortega Almanza, delegado del registrador nacional.
Enrique Ortega Almanza, delegado del registrador nacional.

Usted ha insistido en que es normal que haya diferencias en las cifras del preconteo y los escrutinios. En el caso de la primera vuelta presidencial fueron 81 votos de diferencia... ¿A qué lo atribuye?

Precisemos: el preconteo, o sea la información que la Registraduría da a la opinión pública una vez cerradas las urnas a partir de las 4:00 p. m., hasta que se hace el preconteo al 100 %, es meramente informativo y muestra la tendencia que van a tener los resultados electorales. Esa información desde el punto de vista jurídico no tiene ninguna vinculación. No puede utilizarse como elemento probatorio para hacer cualquier reclamación o impugnación. A partir de las 4:00 comienzan también los escrutinios municipales que se hacen con base en los E-14 que firman cada uno de los jurados de mesa de votación. Entre el escrutinio municipal o departamental con relación al preconteo pueden haber diferencias, porque en el preconteo pudo haber error de transmisión ya sea porque escuchó mal o porque las comunicaciones estuvieron deficientes. El mismo jurado puede equivocarse al momento de hacer la anotación en el E-14, y si en esa mesa los testigos electorales no le hacen la reclamación, de igual manera ante los escrutinios zonales o municipales pueden hacerla y hacer las correcciones del caso.

¿Hubo muchos reclamos?

En el escrutinio departamental no hubo. De manera que esa diferencia de los 81 votos, te repito, puede darse por correcciones que hicieron en cada una de las mesas escrutadoras municipales. Y eso en unas elecciones generales es normal, y así lo previeron los legisladores. En el Código Electoral se prevé que el testigo electoral de mesa puede reclamarle al jurado de mesa de votación porque hay tachadura, por enmendadura en el E-14, porque hubo error en el nombre o porque hubo error aritmético... En fin, eso lo puede hacer el testigo electoral en la mesa misma ante el jurado. Si no lo hace allí, lo puede hacer ante la comisión escrutadora.  

¿Por qué hay quienes alegan que hubo fraude?

En ningún momento ha habido fraude. Tal vez hubo sencillamente enmendaduras o tachaduras en el E-14, y no se le olvide que en el E-14 lo suscriben, lo firman y lo llenan los seis jurados de votación que acuden a las urnas y en presencia de los testigos. No la Registraduría. Los E-14 que firman los jurados de mesa no los revisa la Registraduría. Los revisan los jueces de la República que el Tribunal Superior del Distrito Judicial designa en cada municipio como comisión escrutadora. Ellos son los que consolidan en el E-24 y en el E-26 los resultados de las mesas de cada municipio. Y con base en lo que hacen los jueces de la República en cada uno de los municipios, a nivel departamental los delegados del Consejo Nacional Electoral hacen el escrutinio departamental, que es donde salen los 81 votos de diferencia.

En los escrutinios departamentales a Petro le aparecieron 593 votos más; a Duque, 972 votos y a Vargas Lleras, 21 con relación al preconteo. En cambio Fajardo perdió 23 votos; De la Calle, 198;   Trujillo, 12 votos y el voto en blanco pasó de 1.339 a solo 380.

Esa es la cuenta por candidatos. La diferencia de la que hablo es sobre la totalidad de los votos, la diferencia entre el preconteo y los escrutinios, que es de 81 votos.  Pero en el escrutinio propiamente dicho pueden decir: este voto no es válido, este sí. Eso se impugna en las mesas escrutadoras. Un voto que se contó como válido en el preconteo puede no serlo en el escrutinio, y así sucesivamente. Un voto que se consideró nulo en el preconteo, puede resultar válido en el escrutinio por la reclamación que hagan los testigos en el escrutinio. Por eso el preconteo es una mera información. Lo que sale del escrutinio es lo que exactamente corresponde, porque en esa instancia es donde se hacen las reclamaciones. 


Powered by Sindyk
Arriba