en editorial sucre | Publicado el

Hace falta previsión

1/1
Hace falta  previsión

El país está empezando a sufrir los rigores del fenómeno de El Niño, caracterizado este por una fuerte disminución de las lluvias, heladas en determinadas zonas y altas temperaturas en muchas otras. Por predicciones metereológicas, este fenómeno  fue advertido con suficiente antelación, pero solo recientemente los organismos del Estado que tienen estrecha relación con sus efectos han intentado actuar. 

En Colombia, infortunadamente, no somos previsivos. Eso, por supuesto, es una connotación negativa. Y en razón a esta circunstancia, en días recientes fue cuando empezó a hablarse, verbigracia, de recomendaciones para ahorrar agua, construcción de reservorios, almacenamiento o aprovisionamiento de alimentos para animales, etc, cuando ya probablemente es muy tarde para hacer algo significativo al respecto. Qué bueno hubiera sido que se tomaran precauciones oportunamente y se previeran a tiempo las consecuencias adversas de El Niño.


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.

Powered by Sindyk
Arriba