en editorial sucre | Publicado el

Hay que serlo y parecerlo

1/1
Hay que serlo  y parecerlo

No solo hay que serlo sino parecerlo, reza un conocido refrán que le viene como anillo al dedo a ciertos personajes públicos que dejan mucho que desear con su comportamiento. 

Cada cierto tiempo sale a relucir uno de esos personajes protagonizando algún suceso escandaloso y haciendo alarde de su condición de funcionario del Estado para ejercer influencia aprovechándose de su poder. 

Se les olvida a esas personas que ser figura pública implica no solo serlo sino parecerlo, es decir, que se debe ser ejemplo de buen comportamiento en todo y evitar verse envuelto en cualquier clase de escándalo vergonzoso. Esta es una directriz implícita en las obligaciones que debe adquirir todo aquel que ostente alguna dignidad pública. 

Los funcionarios deben dar ejemplo de buen comportamiento, ya que es algo inherente a su condición de servidores públicos, y esto debería ampliarse a quienes aun no siéndolo obran en cierta medida a nombre de las instituciones a las que representan.


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.

Powered by Sindyk
Arriba