en el meridiano cultural | Publicado el

La gran rivalidad del tenis al cine: ‘Borg y McEnroe’

1/1
Shia LaBeouf interpreta a John McEnroe y Sverrir Gudnason a Björn Borg.
Shia LaBeouf interpreta a John McEnroe y Sverrir Gudnason a Björn Borg.

La final masculina individual de Wimbledon de 1980 enfrentó al entonces rey del tenis con el nuevo chico maravilla de la raqueta: el campeón sueco Björn Borg había obtenido cuatro títulos consecutivos en el torneo británico y aspiraba a batir récords obteniendo el quinto, pero para ello tenía que derrotar al estadounidense John McEnroe. Aquel partido es a menudo citado como el mejor de la historia del tenis.

Esta producción la dirige Janus Metz, director danés con amplia experiencia en la realización de documentales.

A través de flashbacks, Borg y McEnroe nos cuenta como es que llegaron hasta el punto del enfrentamiento. Por su lado, el ‘Caballero del Tenis’, el sueco Björn Borg, admirado por su imperturbabilidad dentro y fuera de la cancha y temido por su resolución y talento casi maquinales, enfrentaría al rebelde, volátil y talentoso norteamericano John McEnroe. Eran opuestos tanto en el estilo de juego como en el temperamento, y en los prolegómenos del histórico enfrentamiento esa circunstancia no hizo sino alimentar el frenesí mediático.

“Los jugadores de tenis eran estrellas de rock en aquella época y ellos fueron los dos máximos iconos”, dice el director Janus Metz.

El sueco, hoy de 61 años, era obsesivo hasta el extremo. Un atleta extraordinario con cohetes en las piernas y un revés a dos manos poderosísimo. Tenista de tierra en origen (ganó seis Roland Garros), una roca, se transformó en un contragolpeador de pura raza para adueñarse de la hierba y superar al legendario Rod Laver.

Enfrente, McEnroe proponía el abordaje constante, un saque-volea de manual con una determinación incomparable y un toque impecable en la red; también, los exabruptos que le costaron varias reprimendas de la refinada grada inglesa, aunque muchas veces sirvieran para flagelarse a sí mismo.

La película parte de esa final que acabó siendo histórica para repasar dos de las personalidades más atrayentes de la historia del deporte. Y gracias a repasar su su educación y su juventud permite comprender que en realidad no eran tan distintos, sino que habían decidido enfrentarse de manera diferente a la presión que recibían y a sus ansias de éxito.


Powered by Sindyk
Arriba