en dia7 sucre | Publicado el

Los ataques políticos, el mayor obstáculo

1/1
Édgar Martínez Romero, gobernador de Sucre.
Édgar Martínez Romero, gobernador de Sucre.

Cuando le faltan un año y tres meses para terminar su mandato, el gobernador de Sucre, Édgar Martínez Romero, reflexiona que uno de los mayores obstáculos que le ha tocado sortear han sido los ataques políticos. 

 Hoy, en Tiro al Blanco, apartes de la entrevista con el gobernador en su reciente visita a este medio.

¿Cuál ha sido el mayor obstáculo que ha tenido en su gobierno?

Yo creo que el político. Este no es el mismo departamento, la misma cultura, la misma gente que encontramos cuando yo fui gobernador en la primera ocasión. Hay una clase política regional, nacional, etc, que trata mucho de introducirse en la administración y se ponen obstáculos. Y las cosas no funcionan como quisiera que fuese, pero esa es la democracia que tenemos y nos vamos acostumbrando  a ella.

Yo creo que a pesar de que la Asamblea ha funcionado relativamente bien, y yo espero que continúe así, siempre hay, a veces, la crítica no constructiva, sino destructiva. 

Cuando uno cree que está haciendo las cosas bien, le duele que no se hagan las cosas bien. Y sobre todo que tantas administraciones que pasaron y nunca había las críticas esas destructivas y la gente andaba (...). Pero como nosotros hemos abierto las puertas, vienen las investigaciones. Entonces me toca andar a ese vaivén. 

¿Qué le falta por hacer? 

Los electores, no solamente los que votan por el ganador, sino toda la ciudadanía espera que ese gobernante elegido haga lo imposible. 

Tenemos que tener conciencia de que no se siga engañando a un electorado en cuanto a que el que se ponga al frente de la Gobernación va a hacer lo divino y lo humano, porque los recursos en la Gobernación son muy limitados.

Ni siquiera hablar de grandes obras, sino de obras. Prácticamente el mayor recurso que tenemos es de regalías. Tanto que cuando llegamos nosotros, como el precio del petróleo se vino abajo, eso estaba prácticamente casi en ceros. Las regalías directas apenas nos alcanzaron para pagar unas inflexibilidades que teníamos de obras que se habían hecho en el pasado (...).

Uno de los sectores más críticos en el departamento es el de la salud. Luego entonces uno espera que haya más constancia en cuanto al ejercicio de los secretarios de Salud. No obstante, hace poco renunció Ramón Quintero, que parecía venía haciendo las cosas bien... ¿Qué va a pasar con esa Secretaría? ¿Qué plan tiene?

Estamos tratando de buscar una persona que, primero, reúna los requisitos, que no es tan fácil. Necesita tener unas especializaciones. Que sea del medio. 

Al doctor Ramón Quintero, una persona que hace muchísimos años trabajó en el Hospital de Sincelejo, conocedor de su trayectoria, yo le plantee una vez que nos sentamos en Bogotá que por qué no venía y él decidió acompañarnos y estaba haciéndolo bien con el apoyo del gobernador. Pero ahora le ofrecieron un cargo en Bogotá, donde se va a ganar un salario casi tres veces mayor al que se ganaba aquí. Y me dijo que le daba mucha pena, pero que no podía despreciar esa oportunidad en su vida.

¿Cómo va la situación del Hospital Universitario de Sincelejo? 

(...) Desafortunadamente, como lo han expresado los secretarios de Salud y el director del Hospital, había una contabilidad atrasada de unos tres años y una contabilidad del año upa. 

Nosotros apenas hasta hace cuatro o cinco meses logramos, con la labor del director y el apoyo de la Secretaría, conocer la cifra, un dato inverosímil que alcanzaba los 50 mil millones de pesos. Para nosotros aquí en Sucre esa es una deuda  que el Hospital nunca va a producir para pagar las cuotas respectivas que se dieran ni los intereses. 

Entonces hemos venido insistiendo ante el Gobierno nacional que nos resuelva ese problema, que si quiere liquidarlo... Yo hablé con el ministro de Salud hace un mes y le reiteré lo que estaba pasando (...). Si no  interviene el Gobierno nacional esto no tendrá arreglo en Sincelejo.          


Powered by Sindyk
Arriba