Municipios | 02:30 AM, 2020-09-17 | Chinú

20 años de un secuestro y crimen que piden sea de lesa humanidad

Con el dolor que aún los embarga, la familia Nassif García sigue sirviendo a la comunidad médica en Córdoba.
Miguel Alberto Nassif García (q.e.p.d) recuadro.
Miguel Alberto Nassif García (q.e.p.d) recuadro.
Foto:Cortesía.
Por: Yeiner Estrada Morelo
Síguenos en google news
El mismo sufrimiento de las más de 8 millones de víctimas del conflicto armado en Colombia, datos del Registro Único de Víctimas, es el que vive la familia cordobesa Nassif García, que hoy, cuando se cumplen 20 años del 'Secuestro del Kilómetro 18' en Cali, Valle del Cauca, espera justicia por la muerte del cardiólogo, Miguel Alberto Nassif García, oriundo de Chinú.

El médico, de 40 años de edad, cayó en el secuestro masivo que llevó a cabo la guerrilla del Eln cuando ingresaron a los restaurantes La cabaña, y la Embajada de Ginebra, la tarde del 17 de septiembre del año 2.000, de donde se llevaron 74 personas.

Ese día los delincuentes obligaron a todas las personas a dividirse entre hombres y mujeres. Después, en grupos, los obligaron a subirse a los carros conducidos por los guerrilleros rumbo a la selva del Parque Natural Los Farallones, luego continuaron a pie montaña arriba. 

Desde el momento en que se conoció el secuestro masivo, las Fuerzas Militares realizaron operativo por toda la zona de Los Farallones. En medio de esas acciones el Ejército la noche del 7 de octubre encontró al médico cordobés en el Cerro Pico de Loro, moribundo por el maltrato que recibió por parte de los guerrilleros. Por la gravedad de las heridas fue internado en una clínica en Cali y pese a los esfuerzos de los galenos, tres días después falleció. 

Los homenajes no se hicieron esperar por parte de la comunidad médica del Valle del Cauca y por los pacientes que él atendía en ese entonces. Mientras tanto, la mayor parte de los secuestrados fueron liberados el 31 de octubre de 2000, muchos en malas condiciones de salud.  El secuestro además de Nassif García dejó otras dos víctimas mortales, Carlos García y Alejandro Henao.

Dos décadas después, familiares de la víctima chinuana aseguran que no ha habido ni verdad, ni justicia, ni reparación, lo que ha significado un largo dolor para la familia compuesta por quien fuera el reconocido médico Amín Nassiff  y doña Beatriz García, padres de Miguel Alberto, quien siempre se destacó como estudiante de bachillerato en el Colegio San Francisco de Asís de su municipio, estudió también en el colegio Salesiano de Cartagena y luego estudió medicina en la Universidad Metropolitana de Barranquilla. Hizo el internado en la clínica ‘Rafael Uribe Uribe’ de Cali y de allí se fue a Argentina a realizar otros estudios especializados junto a su hermano Fabián, reconocido ginecólogo cordobés con quien Miguel Alberto siempre estaba acompañado y quien con nostalgia cuenta los duros momentos que compartió con su hermano hasta su último respiro en una UCI. 

Miguel Alberto Nassif estaba casado con la cereteana Amelia Cabrales, matrimonio del cual nacieron Laura Sofía y Valeria. Se radicaron en Cali, ciudad donde el cordobés ejercía su trabajo como médico.

Para Fabián Nassiff Pacheco, hermano del médico asesinado, y para el resto de la familia, no es suficiente que esa guerrilla diga que esperan explicar lo ocurrido, sino que haya justicia, verdad y reparación. Y es que precisamente 'Pablo Beltrán', jefe del Eln, dijo a medios caleños en las últimas horas que "hablando con sectores empresariales y religiosos del Valle del Cauca les hemos dicho que estamos dispuestos a que haya actos que nos permitan escucharlos a ellos en sus reclamos y, posteriormente, nosotros iniciar a dar todas las explicaciones que debemos dar", pero no habló de perdón.

Que se declare de lesa humanidad

Por estos hechos, fue capturado en febrero pasado en Medellín, alias 'Francisco Galán', ex integrante de esa guerrilla, contra quien se emitió orden de captura proferida por un juez Penal del Circuito Especializado de Cali, pero este siempre ha defendido que para la época de estos secuestros él ya estaba en prisión, pues había sido capturado en 1991 por otros casos.

Dos décadas después del secuestro, las familias, entre ellas una cordobesa,  reclaman el reconocimiento del Estado como víctimas de uno de los actos más terribles en la historia del país, y luchan para que este caso jamás sea olvidado.

Es por ello que familiares del médico, iniciaron las acciones ante la justicia colombiana para que ese crimen sea declarado de lesa humanidad, con lo cual se evitaría su prescripción. Hoy, el caso sigue en una Fiscalía en Cali a la espera de que los responsables paguen por este atroz crimen.

Con el dolor que aún los embarga, la familia Nassif sigue sirviendo a la comunidad médica en Córdoba, pues generación tras generación conservan el legado de Don Amín. Hoy también la hija mayor de Miguel es médica, profesión con la que le hace homenaje a su padre, un hombre que murió en manos de quienes aún siguen con una violencia absurda.

Miguel Alberto Nassif García (q.e.p.d) 


El aeropuerto Los Garzones de Montería se paralizó con la presencia de familiares
y amigos que esperaban el cuerpo de Miguel Alberto. 


Momentos tristes al llegar a Córdoba el cuerpo sin vida del médico chinuano. 


Chinú acompañó a la familia del médico en los duros momentos.


La muerte del médico cordobés fue la portada de EL MERIDIANO el 12 de octubre del 2.000.




Powered by Sindyk Content
Arriba