Barrios de sincelejo | 12:00 AM, 2020-09-20 | Sincelejo

Aprendió a fabricar zapatos y ahora le enseña a jóvenes para ayudarlos

Cristian García le toca las puertas a los entes gubernamentales para que lo apoyen con este emprendimiento y así seguir ayudando a jóvenes de su sector
Cristian Enrique García Velásquez
Cristian Enrique García Velásquez
Foto:El Meridiano
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
Compartir sus conocimientos con otros habitantes de su comunidad para que todos surjan es un gesto de solidaridad que tiene Cristian Enrique García Velásquez. 
Él vive en el barrio Altos del Rosario, zona norte de Sincelejo y aprendió a fabricar calzado.
“He intentado salir adelante, pero no he podido por no tener los recursos. Todo lo hago manual y artesanalmente con los recursos que pueda conseguir”, dijo Cristian, que se dedica a la fabricación y venta de calzados desde hace 7 años. 
Sus conocimientos los comparte con muchachos de sectores de la misma comuna, para que aprendan algún arte y se puedan defender en la vida, ya que muchos por falta de recursos económicos y oportunidades no han podido salir adelante. 
“Muchos de ellos se agrupan en mi casa cuando estoy trabajando, porque quieren aprender. Yo les enseño y los apoyo, desinteresadamente”, dijo el joven. 
Faltan oportunidades para los emprendedores 
Sin embargo, siente que los sueños de superación son frenados por la falta de oportunidades.
El joven de 26 años fabrica el calzado en su casa y los propone entre sus vecinos, amigos y sectores aledaños. 
Hace parte de un grupo denominado hombres emprendedores de zapatería que tiene seis integrantes, pero las puertas están abiertas para todo aquel que quiera aprender. 
“El que quiera hacer parte de este grupo es bienvenido, yo lo instruyo. Lo hago porque quiero que los jóvenes cambien y se encaminen por las cosas buenas. Yo crecí en este barrio. A algunos los han asesinado por estar en las drogas y en otras cosas”, dijo Cristian. 
También ha visto como las drogas han destruido a varios muchachos del sector y no quiere que eso siga ocurriendo. 
Los jóvenes llegan 
a aprender
A su casa llegan entre 7 y 8 jóvenes a diario a ver cómo se trabaja en la  fabricación de los calzados y con muchas  ganas de aprender.
Esto para alejarse de las esquinas, malas compañías y de las drogas. 
Su familia le ayuda a Cristian Enrique con recursos económicos para que compre los materiales y continúe con su emprendimiento, que es de gran beneficio para la comunidad, ya que los vende económicos, para también colaborarle a la comunidad. 

Powered by Sindyk Content
Arriba