Opinión | 12:00 AM, 2020-08-01 | Sincelejo

El tigre no es...

Por: Williams Ramos Badel
Síguenos en google news

 Hay momentos de nuestra vida cotidiana donde las palabras sobran, igual ocurre con las preguntas porque las respuestas las estamos viviendo, al llegar esa etapa en esa coyuntura de nuestro desarrollo histórico que es el de la evaluación, es aquí el punto donde hay que manejar objetivamente la critica a nuestros opositores, sin olvidar la autocrítica y procurar no macartizar al adversario, porque podemos terminar mostrando un grado de ignorancia producto del sectarismo,  frente al tema de debate que es lo que podemos percibir de todos estos sectores que señalan ante una propuesta de avanzada, al  catalogar como una estrategia para infectar a nuestra Colombia de ese virus que es el Socialismo y el Comunismo, si fuera así en toda la extensión de la palabras tendríamos esta fórmula “Socialismo ꞊ Estado Social de Derecho” y Comunismo rencuentro hombre-naturaleza.  Digamos, por fin! esta es la vacuna para este virus y los que están por llegar, esto es diferente a la propuesta presentada por el alcalde de Medellín Daniel Quintero, pedir apoyo internacional frente a la crisis hospitalaria que podría producir el Covíd-19, incluyendo en esta ayuda  también a Cuba, aunque fue tardía esta propuesta estimados compas de mi generación, no hay que soltarla gota a gota porque llega incluida con el autocuidado social y con el uso del tapaboca, haciéndolo extenso para compartirlo en familia, también el uso del agua caliente al lavar lo que utilizamos en ella, el uso del alcohol en exceso o sea la ley seca, porque de él depende los recursos para la educación y la salud.

La cuarentena obligatoria a que fuimos convocados fue un fracaso, no habían pruebas suficientes para rastrear el virus y hoy seguimos en lo mismo, para que estas si los resultados llegan cuando no se necesitan, por esa competencia dada entre la alcaldía de Bogotá y el Gobierno Nacional, pónganse sonrojados cuando utilizan el término  “confinamiento obligatorio” mejor dicho es un secuestro, la razón de ser no era, ni será nunca "quien llega primero, sino saber llegar", por eso ese terrorismo montado por el Gobierno de turno no tiene razón de ser, ante esa tasa de infección que podría darse 1.300.000 contagiados, según su proyección, de donde sale no sabemos, de ser así tendríamos una tasa de mortalidad de 47.000 personas y una tasa de desempleo del 10 %, “el tigre no es como lo pintan, ni juguemos con él", aceptemos el autocuidado libre y social, abriendo la economía integralmente sino quedémonos quieto en primera.                             
Powered by Sindyk Content
Arriba