Municipios | 11:23 AM, 2020-08-12 | Puerto Escondido

La casita en el árbol, el santuario académico de Daniela

Daniela Saray Pérez cumple sus deberes universitarios desde un improvisado lugar que se construyó en lo alto de un árbol para poder atrapar mejor una señal de Internet. Historias de Córdoba en tiempos de pandemia.
Daniela Saray Pérez.
Daniela Saray Pérez.
Por: Ricardo Rodríguez Vives
Síguenos en google news

La situación de la estudiante de la Universidad de Córdoba, Daniela Saray Pérez, ha conmovido a Córdoba desde que empezó a moverse en la red social Twitter por su impresionante deseo de superación y resiliencia ante tiempos adversos. Más que una anécdota de cómo no perder una ilusión, es la historia de alguien que no pierde de vista una meta y no le importan los obstáculos. Sin romanticismos, con todo el golpe de realidad que a todos ha propinado la actual pandemia.

Con la amenaza del Covid-19 que ronda a todos, la estudiante, que cursa séptimo semestre en el programa de ciencias naturales del Alma Mater, debió abandonar Montería y regresar a su tierra natal, la vereda Tierradentro, a 13 kilómetros del casco urbano de Puerto Escondido.

En ese enclave rural, Daniela se conecta al mundo académico a través de su celular por la modalidad obligada de clases virtuales. Pero la conectividad ha sido un problema, y además, sin acceso a un plan de Internet. Por lo tanto, la joven se sube en la copa de los árboles más altos cercanos a su vivienda para atrapar una buena señal de Internet.


La joven, finalmente, halló el mejor árbol para conectarse. Y para no perder tiempo en bajar al hogar paterno y realizar sus deberes desde una mesa, ha logrado acondicionar el lugar en una especie de rústica oficina desde donde cumple con la academia. Sentada en tablas, cercada de maderos que le ofrecen una relativa seguridad y una carpa en lo alto que la defiende del sol. La joven ha construido su propia casita en el árbol por necesidad, no como la diversión sencilla de adolescentes despreocupados. Este es su santuario personal.


Sin embargo, no hay que romantizar ni la pobreza ni tampoco una valiente pero riesgosa aventura. No es un lugar seguro, y desde su casita del árbol hasta el suelo median varios metros. No es el lugar ideal, es simplemente lo que hasta ahora hay.

Así que si usted desea apoyar a esta joven, puede comunicarse a los teléfonos 314 652 6315 y 3008645956. Un donativo para una PC y el plan más sencillo de Internet le aligeraría más la vida a esta valiente estudiante. Ella lo agradecerá. 

Powered by Sindyk Content
Arriba