en editorial sucre | Publicado el

Ojo a la contabilidad

1/1
Ojo a la  contabilidad

Debido a los procedimientos contables que se aplicaban, la deuda que tenía el Hospital Universitario de Sincelejo (HUS) no era la que se decía. Ahora se supo que dicha deuda supera los 68 mil 615 millones de pesos, cifra considerablemente superior a la que se venía manejando. Esto lo consideró el actual gerente del HUS como gravísimo, pues no contaban con una información confiable. Tiene razón el funcionario y ello da pie para múltiples interrogantes. Sin embargo, lo más grave es que hubiese sido a través de una auditoría, ordenada por una medida cautelar, que las directivas del ente hospitalario se percataran del asunto. Eso no habla bien de quienes tenían a su cargo el manejo contable y mucho menos de los funcionarios encargados de supervisarlo. Da la impresión de que en ese aspecto las cosas andaban manga por hombro. Afortunadamente todo indica que al parecer ya se tomaron las medidas de rigor para corregir el entuerto. Ojalá haya sido así. 

La contabilidad es el corazón de cualquier empresa y por eso los procesos que allí se ejecutan no solo deben ser absolutamente transparentes, sino técnicamente confiables, habida consideración de que la mayoría de las determinaciones financieras que se toman se implementan con base en los informes contables que reciben quienes tienen poder de decisión, y si estos informes no son reales, naturalmente las consecuentes medidas que se apliquen resultarán viciadas y contraproducentes.


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.

Powered by Sindyk
Arriba