colombia es paz | Publicado el

Voz en el silencio

1/1
Voz en el silencio

Por Luis Manuel Espinosa E.

Hace unos días apenas, Hugo Osorio Huertas interrumpió la monotonía sabanera con la presentación de un libro de poesía, "Mi voz en el silencio", el cual hubo de llamar la atención de las gentes y en especial de sus amigos que no se esperaban una edición semejante, con noventa y cuatro poemas, todos sorprendentes. Siempre se ha dicho que el humano lleva por dentro un poeta y de ahí que se repita también que de músico, poeta y loco, todos tenemos un poco.  Y  verdad que es así.  

Ahora aparece Hugo,  con su voz, irrumpiendo en el silencio, que no es calma, ni falta de sonido, sino soledad. Para su presentador, Omar Castillo Núñez, silencio es lo contrario de hablar, es mudez. Aun cuando también afirma que se puede tomar como meditación, reflexión. Algo relacionado con lo conventual. El silencio tiene en realidad muchas acepciones. Los orientales lo practican como una forma de lograr la armonía. Es una manera de tranquilizar el alma, de apaciguar el espíritu. Es algo más que el camino, es también el vehículo para la meditación.  

Hugo Osorio estudió sociología  e idiomas. Se hizo pedagogo y nació poeta, como dijera Jaime Jaramillo Escobar, el famoso poeta nadaista X504. Porque el poeta no se hace, sino que nace. Y cuando se es poeta, necesariamente se es  buen escritor. Por ende, es además un buen analista, un escudriñador de lo social y un agudo observador de lo cotidiano. Por lo que también publica con periodicidad una revista en Sincé, de grande interés para la comunidad. En estos momentos, Hugo se ocupa de muchas  cosas en materia de gestión y de la vida  cultural de su pueblo natal.

El poeta del silencio, se le podría llamar, para aludir a la temática escogida por el poeta. En tiempo atrás, se diría, aedo,  bardo, vate. Pero en tiempos modernos, la expresión poeta, ya no alcanza sino  a  una simple denominación más de alguien con inquietudes intelectuales y quien no puede menos que desfogar una pasión, una vocación, una inclinación. Antes se recurría al poeta para que cantara  sobre algo en particular. En la actualidad, es el poeta el que recurre a algo en especial. Por eso insiste Omar Castillo, en su presentación, que Hugo en su poesía va de lo local a lo global. Ya lo había dicho Tolstoi: conoce tu aldea y serás universal. Igualmente repetía Rojas Herazo: el  sentido del patio nuestro es lo que nos brinda la dimensión de lo universal.

Ahora aparece Hugo,  con su voz, irrumpiendo en el silencio, que no es calma, ni falta de sonido, sino soledad. Para su presentador, Omar Castillo Núñez, silencio es lo contrario de hablar, es mudez.


Compartir
Sin comentarios, sé el primero en comentar.

Powered by Sindyk
Arriba