Córdoba | 08:27 AM, 2021-05-23 | Vereda Aguas Blancas, corregimiento Santa Clara, Montería

‘Sobador’ y ‘curandero’ de mordeduras de serpientes

En esta era del avance médico-tecnológico todas las dolencias terminan en las clínicas.
1/3
Gabriel Roqueme ‘soba’ el pie del profesor Alfredo Zúñiga quien sufrió una torcedura.
Gabriel Roqueme ‘soba’ el pie del profesor Alfredo Zúñiga quien sufrió una torcedura.
Foto:El Meridiano
Por: Rafael Anzoategui Lozano
Síguenos en google news

Por: Rafael Anzoátegui Lozano. 

Ya son muy pocos los ‘sobadores’ de descomposturas, torceduras, esguinces y golpes en brazos y piernas que quedan.

En esta era del avance médico-tecnológico, todas las dolencias, como las arriba descritas, terminan en las clínicas.  

Los ‘sobadores’ casi siempre se encuentran en algunos pueblos de Córdoba y zona rural de Montería. 

EL PROPIO llegó hasta la vereda Aguas Blancas, corregimiento de Santa Clara, municipio de Montería (vía a Arboletes) en la que localizó a Gabriel Roqueme Montalvo, nacido en San Andrés de Sotavento hace de 84 años, pero con más de 40 de vivir en el sitio donde lo encontramos. 

Este hombre de estatura pequeña y con rasgos indígenas trabajó toda su vida como ‘cuidandero’ de fincas ganaderas en la región. 

Ninguno de sus patronos lo indemnizó por los años trabajados. 

Con algunos ahorros se vino para la vereda Aguas Blancas y compró un lote donde levantó una casa campesina y vive con su mujer y familia.  

Se quebrantó 

Gabriel nos contó, mientras al fondo se escuchaba el piar de una manada de pollos recién nacidos y el canto de gallos: “ya tengo donde dejar a mi familia (su mujer, 3 hijos y 9 nietos) en caso de una ‘vaina’, es el consuelo que me llevo”, y lloró. 

Respetamos su rato de silencio mientras se secaba las lágrimas que rodaron por la cuarteada piel de sus mejillas. 

Su suegro

Luego de reponerse agregó que su suegro le enseñó los secretos para ‘sobar’ a las personas que llevaban de pueblos cercanos, incluso de Montería, en mecedoras, hamacas o en muletas. 

Caja de Pandora

Pero Gabriel Roqueme es una Caja de Pandora pues también sana las mordeduras de serpientes venenosas. “Aquí me han traído mordidos de ‘mapaná’ y ‘panoco’ y uno les extrae una especie de ‘bolsita’ que la culebra lleva en los colmillos y que cuando muerde deja dentro de la piel y listo. Después vienen las curaciones con plantas. 

¿Qué tipo de plantas?, le preguntamos.  Soltó una risita y respondió que eso no se dice, “es un secreto”. 

La Loma de Roqueme

El lugar donde vive Gabriel es conocido por todos como la ‘Loma de Roqueme’, pues la casa está en una altura que se puede ver desde lejos.

Además de sanar a las personas, a este adulto mayor que tiene la fortaleza y potencia de cualquier muchacho, le traen también animales víctimas de las serpientes y de igual manera les salva la vida. 

La pandemia del coronavirus no ha llegado a él o a su familia, pero de igual manera se cuida.

 Sus actividades del campo se han visto limitadas por sus hijos que no quieren que salga, por ejemplo, a sembrar maíz. 

Por ahora, Gabriel Roqueme sigue su vida ‘enderezando’ piernas y brazos y  curando las mordeduras de culebras.  

Powered by Sindyk Content
Arriba