Editorial | 12:00 AM, 2021-07-27 | Sincelejo

Al descubierto

Hay que seguir persiguiendo a quienes no quieren la paz, pero con mayor contundencia. No se puede permitir que estos grupos guerrilleros crezcan.
Al descubierto
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
El reconocimiento del bloque Magdalena Medio de las disidencias de las Farc, al mando de John Catatumbo, que sí participaron en el atentado  contra el presidente Iván Duque Márquez deja muchas cosas en el tintero. La primera de ellas es que tal y como ocurrió con parte de las autodefensas que se rearmaron en las hoy llamadas bacrim, varios de los guerrilleros de las Farc decidieron devolverse a las montañas de Colombia a seguir delinquiendo. 

Esto señala que los beneficios fueron para los cabecillas que hoy están en altos cargos del Congreso de la República, pero la guerra sigue. Lo segundo es que muestra unas Farc divididas y no sólida como se nos vendió desde La Habana, en tiempos de la negociación. Y la tercera conclusión que queda planteada es que se queda sin piso el discurso de quienes hablaban que había un autoatentado, que todo era una invención del Gobierno ante lo que sucedía en el país. Quedó en evidencia que quienes imaginaron eso solo están pensando en política y no en lo que verdaderamente pasa en Colombia.
Powered by Sindyk Content
Arriba