Municipios | 12:00 AM, 2022-06-09 | Galeras

Al Pelinkú le cayeron las diez plagas y no tiene salvador

Ojalá el alcalde Hernández haga algo.
El lago principal, otro de los atractivos está así: lleno de maleza y con el agua con mal olor.
El lago principal, otro de los atractivos está así: lleno de maleza y con el agua con mal olor.
Foto:El Meridiano
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
Pasar un rato largo o corto en el emblemático parque Pelinkú, en el casco urbano del municipio de Galeras, ya no es tan agradable como en otros tiempos porque el ambiente no es el mejor por la falta de mantenimiento del sitio considerado un epicentro ecológico. 



Los planes familiares y de amigos al ir a comerse un helado o apreciar distintas especies de flora y fauna quedaron atrás porque varios espacios están casi inservibles lo que no provoca visitarlo y eso hace que poco a poco vaya quedando en el olvido.

El Meridiano estuvo ayer allí y comprobó con fotos y videos en mano que una de las partes centrales del espacio ecológico, que es el pozo, está completamente enmontado y con mal olor por el represamiento de aguas dañadas que desde hace tiempo están allí. 

En este pozo antes se podía practicar actividades de canotaje, pero actualmente es bastante complicado hacerlo.

Los alrededores del estanco se observan también sucios. Y algunas de las bancas, que se suponen que son para sentarse a observarlo, están partidas, por lo que están inservibles. 

Lo que antes era usado como salón de reuniones y eventos tiene los ventanales partidos y las paredes sucias.
Se nota a leguas que la falta de cultura ciudadana es la que tiene este parque en estas condiciones tan inaceptables, pero también hay que decir que la falta de voluntad política de la Alcaldía. 

Las últimas labores de aseo y restauración que le hicieron fueron en 2018, pero desde entonces no ha recibido una inversión que supla todas sus necesidades, razón por la cual está en estado crítico.

El muelle ya no tiene barandas y la madera está deteriorada igualmente amenazando con caer en cualquier momento.
 
Lo que sí se cayó ya fue un puente de unos 100 metros del que solo quedaron las columnas que sostenían la estructura.

¿Y qué decir de las lámparas? De las 20 que hay instaladas solo funcionan cinco, según los visitantes al parque, razón por la cual en las noches está casi a oscuras, para colmo de males. 

Como quien dice, al parque recreativo Pelinkú le cayeron las 10 plagas y parece que no hay mesías ni salvador que se las quite. Ojalá el alcalde Hernández haga algo.
Powered by Sindyk Content
Arriba