Opinión | 12:00 AM, 2021-10-22 | Montería

Alejandro Gaviria, esperanza fuera de los extremos

Alejandro Gaviria, esperanza fuera de los extremos
Foto:Cortesía.
Por: Gustavo Martinez Benítez
Síguenos en google news
Creo alegremente que, los jóvenes cada día estamos más preocupados por las cosas de Estado, y por fin, estamos haciendo énfasis en lo que el constituyente primario dictaminó en el artículo 103 constitucional - al advertir desde las antiguas marchas que - ejerceremos el voto como forma de participación democrática para cambiar la historia de nuestra nación. 
En las páginas de los principales periódicos nacionales y regionales, en los pasillos del Congreso de la República, en la Casa de Nariño y particularmente en las esquinas universitarias se dialoga entre jóvenes, sobre las elecciones a presidencia que se avecinan, mostrando un querer inefable por la finalización de un periodo de gobierno aislado de las realidades de la sociedad, como lo es el de Iván Duque. 

Pero, lo más interesante de aquellas conversaciones es que comienza a sonar el nombre de una persona que, al menos, a primera vista parece estar por fuera de los extremos que de alguna u otra forma, ha afectado la pacificad del país y que han convertido los argumentos y los debates en sendas agresiones verbales y físicas que hacen que la mayoría de la gente sea apático al espectro político, permitiendo con ello que, nos gobiernen los mismos con las mismas. 

Así, se susurró al oído de todos los colombianos, la buena nueva, esto es, la aspiración a la presidencia de Colombia de parte de un intrigante humano que, con sus discursos parece sacarnos del ruido de la extrema derecha y la izquierda para preocuparse más bien, por la solución a los problemas más urgentes y básicos de nuestra sociedad. Se trata, del ex rector de la Universidad de los Andes, Alejandro Gaviria, quien por demás es escritor y ya decía alguien que quien sabe escribir, seguramente sabrá engalanar los párrafos de un libro sin sentido, cuál si se tratara de un país sin rumbo como tristemente hoy sucede, pues para nadie es un secreto que, la pésima administración de Iván Duque lo ha llevado a ganarse el título de ser de los peores presidentes de la época moderna de nuestro País. 

Alejandro Gaviria, por su parte, con el lema de “Colombia Tiene Futuro”, promete darle un giro de 360 grados a la política de estado buscando la reconciliación que tanto requiere nuestra Patria. 
Sin dudas, el hecho de haber aspirado por firmas, muestra que su pretensión no es otra que buscar un trabajo colectivo con la ciudadanía de a pie, y no con los clanes políticos corruptos. Después del triste asesinato de Luis Carlos Galán, hace tiempo no teníamos a un caudillo tan formal que nos recordara la necesidad de hacer pedagogía democrática para que las cosas mejoren, porque la política como bien lo sentenció en sus discursos, no tiene que ser violenta, cruel ni oscura.

No obstante de tal esperanza, es necesario que Gaviria entienda algo muy importante, el ejecutivo también necesita mayorías en el congreso, porque en ese claustro es donde se elaboran las leyes con las que se pueden mejorar muchas cosas en la sociedad. En conclusión, no basta entonces con tener un presidente de tal altura, sino que es indispensable que aquel sea apoyado en sus proyectos en el legislativo, por ello, la invitación es a que haga una invitación formal a diferentes sectores correctos y éticos para que aspiren al congreso y así poder organizar un grupo que genere un buen cambio en el país. 
Powered by Sindyk Content
Arriba