Opinión | 12:30 AM, 2020-11-21 | Sincelejo

Ciudades frente al mar se inundarán

Por: José Luis Montes Regino
Síguenos en google news

Apocalíptico el título traído hoy, es menester decirlo, veremos aproximadamente en 50 años ciudades como Cartagena, Santa Marta, el mar se las tragará debido al calentamiento global, deshielo de gigantes iceberg, hundimiento de terrenos, no podía faltar nuestra contribución, la corrupción y desprecio a una inteligente elaboración de Planes de Ordenamiento Territoriales en urbes ubicadas frente a los golfos, bahías y mares colombianos, serán los peligros inminentes que deben enfrentarse a corto plazo, mejor dicho, ya; concebir planes de choques para aguas lluvias, el enemigo más mortífero desde el paso del huracán Iota, acostumbrémonos en adelante estar expuestos a poderosos fenómenos naturales, no escaparemos, Dios es el que manda, no cogemos escarmiento, repito, estas ciudades se están hundiendo delante de todos.

Entre 2 y 3 milímetros se sumergen las ciudades cada año, ni los sistemas de drenajes para contener el incremento de aguas hacia el continente son eficaces, la defensa es aplicar ya una política mundial sostenible reconociendo el calentamiento global, despojarse de sesgos políticos e ideológicos, razonando que estas fuerzas naturales en cualquier momento extinguen la especie humana.

El asunto no es de izquierdas y derechas, o líderes mundiales bravucones “chachos”, incrédulos ante un problema irreversible, destructor de muros separadores de océanos enfurecidos que recobran lo suyo, con el poderío natural nadie vence, enfrentarlos con solidaridad, concientización e inteligencia, es lo difícil, toca convivir con el calentamiento de la tierra, buscando disminuir la brutal explotación provocada por el hombre.

La Ley 388 de 1997, ordena actualizar cada tres periodos constitucionales de alcaldes municipales y distritales los Planes de Ordenamiento Territorial, obligación incumplida, dejando poblaciones indefensas a huracanes, terremotos e inundaciones repetidas anualmente; se urbaniza sin planeación, en la mayoría de construcciones sin licencias, generando edificaciones atractivas, pero piratas, problemas delicados para la seguridad ciudadana, en realidad, son inexistentes los controles, donde los hay, son deficientes o con requisitos imposibles de cumplir.

El cambio climático está actuando, debe tratarse con prontitud, sin generar pánico que quiebre el patrimonio económico, es injusto invertir miles de millones de pesos para compraventa de inmuebles y se arruine por esta situación climática desbordada, de paso, se perjudique ciudades frente al mar, pero defenderse respetando la naturaleza es imperativo.

Ingenieros ambientales, abogados, arquitectos, expertos en usos de suelos, urge tenerlos en entidades territoriales para reducir catástrofes.

Siniestros naturales son inevitables, pero es posible sufrirlos mejor preparados. Calmad las aguas.

 

 

 

Powered by Sindyk Content
Arriba