Opinión | 12:00 AM, 2021-10-13 | Sincelejo

Cultura del disfrute

Cultura del disfrute
Foto:Cortesía.
Por: Luis Manuel Espinosa E.
Síguenos en google news

En el estudio: “La música sabanera, una cultura del disfrute”, el cual se realizó con el propósito de establecer la incidencia de las expresiones musicales primigenias en la actual música sabanera, así como su contribución a la integración cultural de Sucre, resultó el predominio de algunos géneros más que otros,  en las diversas zonas que componen el territorio departamental. La hipótesis era, que la gaita, el fandango y el bullerengue, constituyen los  antecedentes prístinos de los géneros musicales sabaneros y para tal objeto  se tomaron en cuenta  tres zonas geográfica como muestras de la investigación. En el norte, San Onofre, por estar en el Golfo de Morrosquillo y próximo al Canal del Dique, en el centro, Morroa y Sincelejo, donde confluyen los Montes de María y las Sabanas y en el sur, San Marcos, punto de encuentro del río San Jorge y la depresión de la Mojana. Es lo que se conoce como la  síntesis ecocultural, Sabana, Golfo, Río.

La gaita, además de un instrumento musical, es una expresión musical,  que junto con el pito travesero o atravesao, son el inicio por excelencia. El fandango es una denominación que se le dio al baile que se formaba en torno de una agrupación musical en las festividades. Igualmente fandango, palabra de origen europeo, define un ritmo de origen africano, así como un género  de corte rápido y paseao. El bullerengue, eminentemente afro, es un baile al que llaman baile cantao, a base de percusión  y unos cantos acompañados de palmitas con la mano o con tablitas. Si bien, tales géneros conservan  su esencia,  han evolucionado, adaptándose a los tiempos, en el sentido, de derivar en los géneros actuales, como el porro, por ejemplo.

La zona norte, por su proximidad al Canal del Dique, es de predominio africano, no por menos, se dice, que la  música sabanera proviene del Canal del Dique, por ser la zona  en donde es más evidente la influencia africana. Le sigue la música de gaita. En el centro, lugar donde gravitan los Montes de María y las Sabanas, es predominantemente de pitos y gaitas y donde se fusionaron los instrumentos indígenas con la música de bandas. Allí   reina la cumbia y el porro. Y en el sur, zona rianocienaguera,  predomina la música de viento y los ritmos africanos, porro y bullerengue. De tal suerte, que un evento musical de índole sabanera debe plantearse consultando todos los géneros que componen este acervo musical, así como las zonas donde tiene expresión esta idiosincrasia.

Powered by Sindyk Content
Arriba