Sincelejo | 12:00 AM, 2021-06-22 | Sincelejo

De la 'vacuna' en la Mojana no se salva ningún comerciante

De esta "vacuna" no se salva ni el que pelea, pues debe pagar 300 mil pesos.
1/2
Los ganaderos son los que sufren más con las llamadas "vacunas" inyectadas por grupos armados ilegales.
Los ganaderos son los que sufren más con las llamadas "vacunas" inyectadas por grupos armados ilegales.
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
A través de los seguimientos que por años las autoridades le han hecho al Clan del Golfo, se ha establecido que tienen dos fuentes definidas de financiación, en primer lugar el tráfico de estupefacientes y la segunda el cobro de extorsiones o "vacunas", Sucre no es la excepción, desde Sincelejo hasta el último rincón de la Mojana, las "dosis" extorsivas son aplicadas.
En esta subregión, rica en agricultura y ganadería,  que conecta a través del río Cauca con el sur de Bolívar, opera la subestructura Uldar Cardona Rueda, perteneciente al Clan, la cual está bajo subordinación de José Miguel Demoya Hernández, alias Chirimoya. Por ser una población en la que sus principales economías se desarrollan en las zona rural, le facilita la tarea a los delincuentes, que bajo intimidación ‘vacunan’ a todo el que genere capital.
Esos dineros son recaudados por Carlos Pérez Niño, alias Carlitos, jefe financiero de la subestructura y de quien, según información de fuentes judiciales, trabajaría en llave con policías de la zona, pues maneja el dinero suficiente para pagar sobornos a su antojo. Agrega la fuente, que su zona de estancia es San Jacinto del Cauca, Bolívar.
El jefe militar, de la subestructura, es identificado por las autoridades con el alias de Wilon, quien gasta altas sumas de dinero en caballos finos y ganado, animales que están en grandes predios de los que estos delincuentes se  han apropiado, pues por ser una zona alejada algunos la llaman ‘tierra de nadie’.
No hay gremio que evada la "vacuna", las exigencias de dinero van desde los cultivadores de arroz hasta las ‘ollas de vicio’, así lo afirmó una fuente judicial que conoce la movida de la organización criminal en esta zona del territorio sucreño.

Pagan 10 mil pesos
Por cabeza de ganado, los finqueros deben pagar 10 mil pesos mensuales, los agricultores, 10 mil por hectárea de arroz sembrado, el propietario o responsable de la máquina de corta el arroz, es decir, la combinada, debe pagar un millón de pesos, las tiendas, entre 200 y 300 mil pesos, mientras que los depósitos, 500 mil, las "ollas de vicio" deben pagar 100 mil pesos semanal, mientras que las gasolineras 500 mil pesos mensuales. Los distribuidores de cerveza pagan 2 mil pesos por canasta.

El que se rehúsa a pagar la cuota, como le llaman estos delincuentes, lo amenazan con matarlo, tirarle una granada a su negocio o hacerle daño a algún miembro de su familia, lo que le deja solo dos opciones a las víctimas, pagar o abandonar todo e irse a otro lugar, pero para nadie es fácil dejar lo que con esfuerzo y sacrificio ha construido, ante esto, no les queda de otra que vivir con ese tormento.
La Policía, a través del Gaula, trata de ponerle freno a estas estructuras del Clan del Golfo que se han convertido en un cáncer para comerciantes, ganaderos, transportadores y campesinos, pero no ha sido fácil, sobre todo en la Mojana, donde el terreno les facilita su guarida.
La semana pasada, en la subregión (San Jorge), el Gaula capturó a cinco sujetos, quienes presuntamente hacen parte de esta organización criminal, los cuales estaban dedicados a la extorsión, todos fueron enviados  a la cárcel. Las autoridades siguen trabajando para cazar a los peces gordos, como Chirimoya, Carlitos y Wilon, quienes realmente se lucran del oscuro negocio.
Powered by Sindyk Content
Arriba