Editorial | 12:00 AM, 2021-12-08 | Sincelejo

Desacierto

Aunque la propuesta se concibe como una defensa de la honra de los funcionarios públicos, el cuestionado texto puede abrir la puerta al acoso judicial en contra de periodistas.
Desacierto
Foto:El Meridiano
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
Un completo desacierto es la aprobación por parte de la Cámara de Representantes de un polémico artículo que plantea sanciones para quienes injuriaran o calumniaran a servidores o exservidores públicos, o a sus familias, al igual que la pérdida de la personería jurídica del medio de comunicación. Y no es porque no se pueda sancionar a quienes calumnien o injurien, sino porque queda en el ambiente un manto de dudas por parte de los congresistas, que limita la libertad de expresión, es inconstitucional y contrario a la Convención Interamericana. 
Colombia no puede coger el camino de regímenes autoritarios, que han usado este tipo de leyes sobre injuria y calumnia, para perseguir a sus contradictores. Tenemos que seguir siendo un estado social de derecho, en el que se respete el disenso, en el cual los actores de gobierno y oposición tengan las mismas garantías y sobre todo donde la prensa pueda ser libre, sin el más mínimo asomo de censura, porque eso es lo que hoy nos tiene como la democracia más sólida de Latinoamérica y nos ha hecho respetar como país. Los medios de comunicación tenemos que seguir denunciando lo que no se haga bien, para que la gente pueda saber lo que ocurre y saque luego sus propias conclusiones.

Powered by Sindyk Content
Arriba