Opinión | 12:00 AM, 2021-09-14 | Sincelejo

Desbordamiento de riquezas

Desbordamiento de riquezas
Foto:Cortesía.
Por: Jorge Eliecer León Mier
Síguenos en google news

La actual geografía terrestre es producto de las constantes  transformaciones de la naturaleza en el proceso de acomodamiento de las placas tectónicas y de las voraces  acciones humanas con ansias de dinero; en ambos casos propician  posibilidades o dificultades de acuerdo a cada lugar.  Reconociendo que nuestra región sucreña es un paraíso terrenal y desbordante, es inminente recorrerla en el pensamiento como en  un sueño... partiendo desde el norte, encontramos el Golfo de Morrosquillo entre Tolú y Coveñas adornado por el mar caribe, seguidamente los majestuosos Montes de María, belleza verde y sinuosa, entre Tolú viejo, Palmito y Sincelejo,   hacia el centro, el río San Jorge y todos los  sistemas cenagosos de San Benito Abad, San Marcos y Caimito y, en el sur, una de las tierras más fértiles de Colombia, La Mojana, conformada por Majagual, Sucre y Guaranda, con una potente  capa vegetal vigente para cultivos; tales escenarios geográficos pueden convertirse en oportunidades para potenciar el turismo, agricultura o ganadería.

El punto crítico y de  análisis de mi escrito, es que actualmente no visionamos estos lugares como riquezas naturales generadoras de desarrollo social, turístico, científico o ambiental, el eje central de la reflexión apunta al tema de la sostenibilidad y aprovechamiento de los recursos con los que contamos, por ejemplo la ubicación dentro de la depresión momposina propicia una alta disponibilidad de agua dulce,  pero no contamos ni con una política clara ni una visión de aprovechamiento que administre de manera eficiente tan valioso recurso; paradójicamente en esta época del año en donde las lluvias aumentan y con ello el nivel de las aguas, se vive un panorama de angustia ante el inminente desbordamiento de los ríos y ciénagas,  precisamente en estos días se presentó la ruptura del Cauca, trayendo consigo inundaciones en toda la región aledaña.

Haciendo un contraste que permita generar conciencia e iniciativas de desarrollo; en ciudades como Dubai tienen que potabilizar el agua del mar por medio de un proceso de altísimo costo llamado ósmosis inversa, en estas condiciones una gota de agua dulce representa una posibilidad tan sagrado como una bendición de Dios para nosotros los cristianos, y, es que realmente el dicho” un vaso con agua no se le niega  nadie”, allá no aplica; esas son luces  que indican que debemos darle un  uso racional que garantice recursos naturales para las próximas generaciones, más no permitir que se conviertan en  riesgos  potenciales que atenten contra la integridad y bienestar de nuestra gente.

 

 

 

 

Powered by Sindyk Content
Arriba