Córdoba | 05:30 PM, 2020-04-08 | Montería

El 'Monedita' estuvo preso y en Las Mercedes lo violó 'El Berenjena'

Este hombre estuvo preso, pero después la justicia determinó que era inocente. Cuando salió de Las Mercedes no pudo recuperarse, pues en el interior de ese centro de reclusión abusaron de él. Desde ese día no es el mismo, y Se mueve en el mundo de las drogas, como para olvidar.
1/2
Santos Felipe Rodríguez y Rosalba Obredor, padres de Nilson Rodríguez.
Santos Felipe Rodríguez y Rosalba Obredor, padres de Nilson Rodríguez.
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news

Por: Rafael Anzoátegui Lozano

Las cárceles de Colombia están repletas, en un alto porcentaje de casos, de inocentes. Muchos opinan que se trata de un negocio redondo. 
Debido a eso, el Estado ha sufrido tantas demandas, incluso de organismos internacionales, que no sabe cómo pagarlas. De estos delitos se desprenden desde homicidios hasta masacres.
Nilson Rodríguez Obredor, de 36 años de edad, nacido en el corregimiento de Los Garzones, jurisdicción de Montería, conocido como el 'Cejuo' o 'Monedita' sufrió, para siempre, los rigores de un sistema de justicia injusto. 
Él, segundo de tres hermanos, a pesar de la Cuarentena nacional por el Coronavirus, sigue corriendo (literalmente) por las calles de la capital de Córdoba en busca de "una monedita" para ir al sector de Playa Brígida del barrio Sucre a comprar, en las caletas, el bazuco que lo mantiene en 'pie'.
Santos Felipe Rodríguez Borja (SFRB), de 79 años, y Rosalba Obredor Olaya, de 71, son los padres del 'Monedita'. 
Ellos sobreviven en un rancho de tablas y techo de zinc que para ingresar a él hay que agacharse para no golpearse la cabeza. El piso es de tierra y con un peligroso desnivel para esta pareja y para cualquiera que camine dentro. En uno de los cuartos, Santos tiene muchas botellas con agua que extrae del canal. 
Él asegura que es para regar sus plantas, pero nosotros creemos que es para cocinar y para los quehaceres domésticos. El panorama y las condiciones de vida de estos abuelos es triste.
Santos Felipe dedicó toda su vida a labores del campo y sobrevivió a la mordedura de una serpiente cuando recogía algodón en el Cesar.
En sus años de mocedad vendió pescado y así conoció a su mujer con la que lleva 59 años de estar junto a ella. "Jamás he mirado a ninguna", y se rió mostrando sus pocos dientes. 

La tragedia
Ellos relataron, casi a coro, en exclusiva a EL PROPIO, que "a Nilson lo 'encochinaron' (sic) en dos delitos (homicidio y violación) en Los Garzones en el 2003. Una mujer (nos reservamos su identidad) lo señaló de ser el responsable de esos crímenes y aunque después se retractó lo capturaron y lo encarcelaron en Las Mercedes donde estuvo dos años detenido". 
Santos Felipe entornó sus ojos ya brillantes por las lágrimas reprimidas que querían salir, al recordar que a Nilson lo violó otro preso al que le decían alias el 'Berenjena'.  
El adulto mayor se atrevió a detallar que el bandido le introdujo el pene en la boca con la complicidad de los otros reclusos.
"Luego de ese abuso sexual me lo obligaron a consumir droga y le quebraron hasta los brazos. A los dos años se demostró que Nilson era inocente, pero ya le habían destruido la vida", exclamó. 
Pero el calvario no terminó allí, ya que la víctima de la misma justicia, enloqueció por los horrores que le hicieron vivir en Las Mercedes y terminó en la calle y dependiendo, cada vez más, de dosis de bazuco. 

Muchos monterianos y residentes de corregimientos y veredas de esta ciudad lo ven constantemente trotando para Los Garzones en busca del calor de su hogar. 
Allá lo bañan y lo visten con ropa limpia, pero luego se marcha para Montería (nadie lo puede ya detener) a seguir hundiéndose cada vez más y más. 

EL PROPIO (EP): Luego que salió de la cárcel,  ¿qué ocurrió con el proceso?
SFRB: Alguien me recomendó al abogado Roberto Clemente Baquero Bettín y le comenté el caso de mi hijo. El tipo respondió que "allí hay una platica buena". 
Le respondí que yo no tenía dinero para afrontar un proceso de esos, a lo que contestó que no me preocupara. Le firmé el poder y así empezó la demanda contra el Estado. Varios conocidos me advirtieron de las andanzas (presuntas) de él, pero no les creí.
EP: ¿Y qué sucedió entonces?  
SFRB: Un día cualquiera me dijo que había que hacer una conciliación con el Estado porque si la demanda se iba al Consejo de Estado en Bogotá eso duraría años. Le respondí que lo que hiciera estaba bien, pues al final yo no sabía nada de eso. Él jamás vino a mi casa a informarme cómo iban las cosas, y le estoy hablando de hace unos siete años. Luego me lo encontré en la Plaza Bolívar y me advirtió que "la 'boloncha' (la plata) había bajado", pero no me dio la cifra. Ahí empecé a maliciar. 
EP: ¿En qué banco le depositaron el dinero? 
SFRB: El abogado me dijo que en el Banco Agrario, porque fue él quien firmó todo, y me entregó $70 millones, pero nunca me mostró los documentos que constaran la cantidad real de plata. Por eso lo denuncié en el Consejo Superior de la Judicatura y allá fue que nos enteramos que la indemnización fue por $244 millones. 
EP: ¿Qué hizo con los 70 millones de pesos? 
SFRB: Arreglé el rancho pues vivíamos en un monte con culebras a orillas del canal. 
EP: ¿Con qué come usted y su esposa?
SFRB: Con lo que mi hijo mayor nos da. Él vive aquí en el rancho con nosotros y es mototaxista. Pero cuando la cosa se pone dura, Rosalba va a las tiendas y le regalan cosas de comida (se le quebró la voz y bajó la tapizada cabeza de canas amarillentas) mientras el hijo llega. 
EP: ¿Qué le dijeron en el Consejo Superior de la Judicatura?
SFRB: el abogado tiene 10 días hábiles para resolver lo de mi plata. 
Mientras este conflicto se resuelve en el despacho de la autoridad competente, Nilson Rodríguez, el Monedita, sigue sufriendo, en las desoladas calles de Montería, la ineficacia de una justicia cada vez más injusta.
Powered by Sindyk Content
Arriba