Municipios | 12:00 AM, 2021-07-21 | San Marcos.

Hallazgos denunciados en el Hospital de San Marcos fueron comprobados por la CDS

El Hospital Regional de San Marcos es la segunda vez que se interviene.
1/2
Hospital Regional de Segundo Nivel De San Marcos.
Hospital Regional de Segundo Nivel De San Marcos.
Foto:EL MERIDIANO
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
 La Contraloría Departamental de Sucre (CDS) le puso en conocimiento al gerente interventor del Hospital de San Marcos, Duver Vargas Roja, de los resultados de unos hallazgos detectados por él durante la auditoría y diagnostico efectuado al inició de su administración en el ente asistencial.
Antes de entregar los resultados, la Contraloría advirtió que se basó al acervo probatorio para darle una solución al denunciante.
 En ese sentido, la Contraloría comprobó que efectivamente el Hospital estaba en un estado de riesgo financiero alto y que para ello necesitaba someterse a la elaboración y adopción de un programa de saneamiento fiscal dentro de los 60 días calendarios, una vez que le pusieron en conocimiento dicho riesgo. Y la Secretaría de Salud de Sucre le dio un plazo hasta el 30 de septiembre de 2019 para que entregara el programa, pero el Hospital lo hizo fue el 7 de octubre de ese mismo año, es decir, incumplió lo requerido por la Secretaría y por el Ministerio de Hacienda, al presentar el programa de saneamiento de manera extemporánea.
Lo anterior perjudicó al Hospital porque no fue viabilizado, por la Secretaría de Salud, el PSFF (Programa de Saneamiento Fiscal y Financiero), lo que conllevó al centro asistencial perder la oportunidad de acceder a recursos del orden territorial para el saneamiento de pasivos institucionales. 
Esa presunta irregularidad fue calificada por la Contraloría como una incidencia disciplinaria.
En cuanto a las acreencias a favor del Hospital, dentro del proceso de liquidación de EPS, la Contraloría pudo evidenciar que el Hospital no cuenta con los soportes de la efectiva prestación y radicación de las acreencias dentro del proceso de terminación de la masa de liquidación de cuatro entidades en liquidación: Endisalud, Manexka y Seguros Condor. La falta de esos soportes perjudicó al Hospital, ya que no se pudo hacer el cobro persuasivo ni jurídico. "Lo anterior implica para el Hospital clasificar esa cartera de difícil cobro, el cual era de $361.962. 514. Esto constituye un presunto detrimento patrimonial", dijo la Contraloría.

Con relación a la presunta subestimación de pasivos en las provisiones de contingencias judiciales, que también fue denunciado por el gerente interventor, el ente fiscal dijo que sí existe tal subestación en los pasivos a 31 de diciembre de 2019. Esto no permite reflejar la realidad financiera de la entidad de salud y reduce el monto de los pasivos, lo cual obedece a la no implementación de la metodología de cálculo de la provisión en los estados financieros de las contingencias judiciales. 
La Contraloría reprochó que la administración no presentó el proyecto de presupuesto de ingresos y gastos del Hospital para la vigencia fiscal de 2020 ante el COFIS para la socialización y aprobación del mismo. En ese orden de ideas, esto significa que la entidad no se encuentra dando cumplimiento a lo establecido en la normatividad vigente en materia presupuestal, generando con ello presuntas sanciones disciplinarias.
El ente fiscal también criticó que la negligencia en la radicación de facturas a diferentes EPS. En este hallazgo señaló la Contraloría que el Hospital realizó liquidaciones bilaterales a varios contratos suscritos con diferentes EPS, en donde se determinaron que las partes se declaraban a paz y salvo con ocasión a los contratos que se liquidan y renuncian mutualmente a cualquier reclamación judicial.
 De otra parte, sobre el hallazgo del estado financiero a febrero de 2020, la Contraloría dijo que el Hospital durante la vigencia 2018 tuvo una perdida en resultado del ejercicio por valor de 3 mil 879 millones de pesos, para el 2019 la perdida fue de 3 mil 410 millones de pesos y en lo corrido hasta febrero de 2020 refleja una perdida por 2 mil 902 millones de pesos. Esto obedece a que el nivel de ingresos no cubrió el monto total del costo y gasto del periodo. De acuerdo a los soportes, el pasivo correspondiente a las cuentas por pagar es totalmente inferior al encontrado posterior a la depuración de estas mismas.

Cuentas pendientes
De igual forma se evidenciaron cuentas pendientes por reconocer en el balance por valor de $946.801.358 y $42.245. 205, obligaciones estas por pagar que no cuentan con los soportes en físico para su legalización por valor de $1.991.052.205. En conclusión, es que con esto se estaría generando un incremento de cuentas por pagar.

 Otras anomalías
Con respecto al contrato con la Fundación Betel Casa de Dios, cuyo objetivo era el suministro de alimento para los usuarios que estaban hospitalizados y en observación, la Contraloría halló que dicho contrato presenta únicamente el estudio de análisis de oportunidad y conveniencia, el certificado de disponibilidad presupuestal, certificado de existencia de la representación legal del contratista, propuesta económica y minuta del contrato. No presenta los antecedentes disciplinarios, fiscales y judiciales de la empresa contratista.
Finalmente, la Contraloría Departamental puedo observar la adquisición de equipos, mantenimiento de equipos, así como pago de honorarios a personal, sin que hubiese estado procedido de una orden de compra o de servicio o de un contrato formal.
 Estos presuntos hallazgos fueron enviados a los órganos de control correspondientes.

Powered by Sindyk Content
Arriba