Sincelejo | 12:00 AM, 2020-10-05 | Sincelejo

Héroes que serán recordados por siempre

No solo los médicos han sido parte de las cifras rojas del covid-19. También han perdido la vida enfermeras y otros trabajadores de la salud.
Profesionales de la salud que perdieron la batalla contra el covid-19
Profesionales de la salud que perdieron la batalla contra el covid-19
Foto:Cortesía
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
 La batalla contra un enemigo invisible llamado coronavirus sigue como el primer día. 
Los grandes guerreros, parecidos a David, el que se enfrentó al gigante Goliat, relato del que hace alusión la Biblia, son sin duda los trabajadores de la salud. 
A diario exponen sus vidas. Lo paradójico es que muchos han muerto por salvar a los demás.
Desde que comenzó la pandemia, son muchos los profesionales de la salud que han fallecido en medio de esta guerra incesante que cada vez ataca sin compasión. Pero también hay otros que han salido victoriosos en medio de esta imparable guerra entre un diminuto virus y unos valientes "soldados" vestidos de blanco. 
En Sucre, por ejemplo, el covid-19 se ha llevado a varios de esos "superhéroes". En esta ocasión nos referimos a los médicos. 
Como todos unos héroes han sido despedidos los médicos sucreños que han muerto en esta batalla invisible que tiene el mundo desde comienzos de este año. 

Triste partida
La más reciente víctima fue el ortopedista Álvaro Ordóñez Gil, de 47 años de edad, que murió el pasado miércoles 30 de septiembre en Medellín (Antioquia), a donde fue trasladado en estado de gravedad. Fue sepultado dos días después. Atendía en varios centros asistenciales de Sincelejo.
De Ordóñez Gil, que se especializó en Argentina, destacan que "era un ser muy humanitario, muy estimado por la ciudadanía". Estaba casado con Viviana Peñata Giraldo y tenía dos hijos menores de edad.
En Argentina, el 26 de septiembre, falleció Rodrigo Alberto Hoyos Serpa, oriundo de Corozal. Era intensivista y trabajaba en los hospitales Héroes de Malvinas, Simplemente Evita y San Juan Bautista. Dejó tres hijos.
El 4 de septiembre, la medicina sucreña recibió otro duro golpe. Orlando Roberto Díaz Gómez, de 38 años, no sobrevivió a las secuelas del covid-19.
El deceso de este médico nacido en Los Palmitos se produjo en Lorica, Córdoba. Prestaba sus servicios en el municipio cordobés de Momil. Sus colegas  despidieron con un pasillo de honor el féretro, que fue llevado a Coveñas donde residía.

No solo los médicos han sido parte de las cifras rojas del covid-19. También han perdido la vida enfermeras y otros trabajadores de la salud.

El sinceano Roberto Carlos Hernández Rojas era otro médico sucreño que falleció en Sincelejo el 23 de agosto.
Se graduó de médico cirujano en la Universidad Metropolitana de Barranquilla y laboró en el Hospital Local Nuestra Señora del Socorro, de Sincé.
El ginecólogo Rubén Díaz Ramírez nació en Cartagena (Bolívar), pero era sucreño de corazón. No solo era reconocido entre el mundo de la salud, también era un amante del sóftbol. Pasó varios días luchando contra el covid-19 en una clínica de Sincelejo, pero perdió la  batalla el 30 de junio.
En Barranquilla (Atlántico), el 7 de junio, se produjo el deceso de Salvador Chimento Güete, oriundo de Sucre, Sucre. Era anestesiólogo y pasó sus últimos días en la Clínica del Caribe.

En tierras lejanas
Doce días duró la lucha del médico Jesús Antonio Cabrales Bustos contra el coronavirus, en una clínica de Cali (Valle del Cauca), el 30 abril. También nació en Sucre, Sucre. 
Murió a los 66 años después de una vida en la que combinó el amor por la medicina y la pasión por las historias. Escribió el libro "El error del ángel exterminador". Hizo gran parte de su carrera en Barranquilla (Atlántico).
Powered by Sindyk Content
Arriba