Opinión | 12:00 AM, 2020-11-21 | Redacción

La increencia e idolatría. No es de derecha ni de izquierda

Por: Carlos Rodríguez Santos
Síguenos en google news

El término "increencia" es la tendencia a dejar de lado las creencias religiosas, caracterizado porque es un fenómeno cambiante, que se presenta con gran diversidad de formas y de grados de intensidad; mientras que la "idolatría" se refiere al fenómeno, cuyo perfil es reverenciar en grado sumo la falsa divinidad tanto con un culto indebido como con su propia vida, que se opone a la virtud de la religión, v.g., el caso de rendir culto a un expresidente fallecido mediante la adaptación de la oración tradicional católica del "Padre Nuestro".

Estos fenómenos, debido a razones epistemológicas, puesto que a partir de la edad moderna la ciencia ha ido reivindicando su autonomía frente a la religión, iniciándose lamentablemente los dos tipos de pensamientos de la humanidad: el teocentrismo y el antropocentrismo, pues, con la modernidad se irá afirmando que las ciencias experimentales constituyen lo único válido; pero nosotros como nación de confesión religiosa, en donde el catolicismo es la benemérita de nuestra patria y el elemento histórico de nuestra nación, no podemos dejarnos influenciar de esta estrechez intelectual, pues, constituye una angostura, además de una tristeza, en la comprensión de la razón humana, como quiera que la Fe le es útil a la ciencia porque es la que aumenta su alcance, pues, la Fe permite al hombre conocer con certidumbre muchas verdades que la razón científica solo conoce de modo incierto y que el cientificismo, en consecuencia, no puede y no ha podido ni podrá explicar nunca.

Pues bien, debemos tener presente, entonces, que la "increencia" puede iniciar con un desinterés por la religión en el plan intelectual y un desafecto a nivel de la voluntad, conllevando implícitamente a juicios sobre la irrelevancia de Dios y de la dimensión religiosa en el plano axiológico, v.g., como cuando alguien por pretender a adular a otro (puede tratarse de un exsenador de la república), termina comparándolo con nuestro Señor Jesucristo; aunque resáltese, que la increencia por ser cambiante y presentar grados de intensidad, puede llegar a configurarse en el rechazo explícito de la existencia de Dios (ateísmo) o en la negación absoluta (agnosticismo).

Efectivamente, la increencia e idolatría constituyen un reto para la Fe, pues, no es un asunto de derecha ni de izquierda, sino que implica para el colombiano remontarnos a valores humanos básicos. Se las dejo allí.

Powered by Sindyk Content
Arriba