Editorial | 12:00 AM, 2021-11-25 | Sincelejo

La mala hora de Caimito

Todas estas obras inconclusas han sido denunciadas y visibilizadas por El Meridiano. Continuaremos nuestro trabajo periodístico en Sucre, mostrando los elefantes blancos y la corrupción.
La mala hora de Caimito
Foto:El Meridiano
Por: Luis German Rubiano Farak
Síguenos en google news

En las últimas semanas, el municipio de Caimito ha estado en el ojo del huracán. La gran mayoría de las obras de alto impacto para mejorar la calidad de vida de su comunidad son en el presente una vergüenza. Un hospital de más de ocho mil millones convertido hace unos ocho años en un elefante blanco. Unas casas para los afectados por la ola invernal del 2010 y 2011 del Fondo de Adaptación de las que no han entregado ni la mitad diez años después. La construcción del puente del corregimiento La Solera, del cual desembolsaron el anticipo de más de mil 300 millones en el 2019 y del que no se ve ni una piedra, y no menos importante, la Gobernación de Sucre le da la facultad a la actual administración del municipio para contratar la obra vial más importante de su historia (Caimito – La Unión), y ya este proceso lleva dos tropiezos jurídicos en los que ha tocado reversar las adjudicaciones al contrato y la interventoría por supuestos documentos falsos. Todo esto ha sido denunciado y visibilizado por este medio. Para el caso del puente La Solera, El Meridiano denunció esta debacle de obra en octubre, y provocó que la Contraloría General agilizara la apertura de un proceso de responsabilidad fiscal contra varios funcionarios de la época y al contratista. Ahora toca esperar que este órgano de control haga justicia contra ese desfalco. Las grandes obras, manoseadas por políticos y hoy hechas elefantes blancos, son un tributo a la vergüenza de un pueblo que no ha atinado en la elección de sus mandatarios en los últimos años, sus pobladores se han dejado, como casi siempre en las elecciones, llevar por la plata y las emociones de verse en el “bando ganador”, olvidándose que los años siguientes la prosperidad solo la verán en promesas y obras paralizadas. 

Powered by Sindyk Content
Arriba