Opinión | 12:00 AM, 2021-11-24 | Sincelejo

La semana sinceana

La semana sinceana
Foto:Cortesía.
Por: Luis Manuel Espinosa E.
Síguenos en google news

Desde hace algunos años, cuando Luis Eduardo Ramos Badel y Omar Castillo Nuñez,  propusieron la semana de la sinceanidad, se viene cumpliendo rigurosamente esta celebración. En aquel entonces, ellos pensaron que lo adecuado y conveniente era, además de incorporar el Festival de la Violina, que se realizaba anualmente de tiempo atrás, hacer algunos reconocimientos a las más destacadas personalidades de la sociedad sinceana, comenzando por uno de los sinceanos más sobresalientes, Antonio Hernandez Gamarra. El primer comité organizador  integrado entre otras personas por Raquel García y Humberto Doria,  le dio el impulso inicial al evento.

Más tarde, habida cuenta de la fecha conmemorativa de la refundación Sinceana, coincidente también con otras efemérides, la del once de noviembre, día de la independencia de la Provincia de Cartagena, se aprovechó este tradicional festejo, para proyectar también la llamada Parodia del Tigre. Se cuenta, que por allá por los albores del siglo XX, cuando todavía el jaguar se paseaba libremente por la campiña sabanera, los ganaderos de la región, creyeron que la presencia del felino amenazaba terriblemente sus ganados y decidieron darle caza al  feroz animal. De la experiencia de esa campaña, derivó el llamado disfraz del Tigre. El cual consistía en el remedo  caricaturesco de la persecución  y muerte del jaguar, conocido como Tigre, por una jauría de perros;  grupo de personas con cara tiznada y un paño amarrado en la cabeza, que acosaban a la fiera en forma de sabuesos, conducida por  una pareja de individuos armados de un fusil y una lanza,  semejando aquel avezado cazador, que actúa  invadido por el miedo junto con su joven acompañante a quien el público  identifica como el Hijo. El cazador, vestido con ropa gastada, abarcas rústicas y un sombrero indiano semidestruido, ridiculiza al blanco, al ganadero, de quien se mofa, y se permite ciertas liberalidades, como aquella de entrar a manera de huida en la casa del supuesto propietario del ganado a proteger, cuya familia se ha reunido en la puerta de la calle a presenciar el ritual,  y en su carrera desordena muebles y enseres atropellando  torpemente a las damas.

Así, que en la actualidad,  no solo se conmemora la fecha de fundación de San Luis de Sincé como parroquia, la cual debería recrearse culturalmente, sino, que la vieja parodia de la matanza del tigre al repetirse cobra una dimensión  identitaria, e igualmente, homenajeando a los más destacados intelectuales de la sinceanidad, esta vez, en las personas del escritor Miguel Iriarte  y del historiador Evaristo Acosta Huertas. 

Powered by Sindyk Content
Arriba