Montería | 09:47 AM, 2021-11-17 | Montería

Madre de niña secuestrada es revictimizada y permanece escondida mientras un juez dejó libre al presunto verdugo

‘María’ le relató a este medio que tuvo una relación sentimental con Jáder , que duró año y medio, con Villegas Gil, y lo abandonó debido a las palizas que este le propinaba constantemente.
Instante en el que funcionarios del Gaula de la Policía de Córdoba y de la Brigada 11 capturan a Jáder Villegas Gil y le leen sus derechos.
Instante en el que funcionarios del Gaula de la Policía de Córdoba y de la Brigada 11 capturan a Jáder Villegas Gil y le leen sus derechos.
Foto:Cortesía
Por: Rafael Anzoategui Lozano
Síguenos en google news

Por. Rafael Anzoátegui

Frustrada, temerosa, revictimizada y llena de incertidumbre se encuentra ‘María’ (nombre ficticio), la madre de la niña de 10 años secuestrada en Ayapel el 1° de octubre, presuntamente, por Jáder de Jesús Villegas Gil, de 37 años de edad, y rescatada el 10 de noviembre en la finca Guadalajara, municipio de La Jagua del Pilar, en La Guajira, límite con La Paz, departamento del Cesar. 

El operativo lo ejecutaron unidades del Gaula de la Policía de Córdoba y Militar de la Brigada 11 con sede en Montería.

La frustración de ‘María’ es porque un juez con funciones de control de garantías de Montería dejó en libertad a su exmarido Jáder Villegas a pesar de que se llevó a su hija desde la vereda Peñuelo, jurisdicción del municipio de Ayapel, en límites con el departamento de Sucre, hasta la hacienda donde fue rescatada. 

Los hechos 

‘María’ le relató a este medio que tuvo una relación sentimental, que duró año y medio, con Villegas Gil, y lo dejó debido a las palizas que este le propinaba constantemente. 

“Debido a las inundaciones ocasionadas por el invierno, varias familias de El Peñuelo y yo fuimos ubicados en un albergue. Poco a poco la gente fue regresando a sus casas pero la mía seguía llena de agua. El 1° de octubre, Jáder se presentó al albergue y yo estaba ya sola con la niña. Esa noche caía un aguacero. Él me exigía que debía volver con él porque yo era suya, y le pertenecía. En vista de mi negativa me golpeó y me hirió dos veces con una navaja y a la niña le partió un diente y le pegó mucho. Yo armé la bulla y salí en busca de ayuda y cuando regresé encontré el albergue quemado lo mismo que mi vivienda y mi hija había desaparecido. Me dijeron que lo habían visto agarrar un Jhonson en compañía de dos hombres”. 

La mujer agregó que a los cinco día de que Jáder se llevó (supuestamente) a la pequeña por fin le respondió el celular. 

El sujeto le puso como condición que regresara con él para poder devolverle a su hija o que le pagara 900 mil pesos. Además del secuestro, ya esta exigencia se convertía en una extorsión. 

Ya conociendo los detalles del caso, los sabuesos de los dos Gaula viajaron al Cesar e interceptaron el celular de Villegas Gil, lo que les permitió ‘triangularlo’ hasta que en un operativo lo capturaron en la calle. Los agentes, disfrazados de ‘paisanos’, le pusieron los ‘ganchos’ y lo trasladaron a Montería donde un juez le ‘regaló’ la libertad  porque no lo consideró un peligro para las víctimas. ‘María’ y su hija están revictimizadas por el mismo Estado que debió protegerle sus derechos, además de que quedaron sin hogar y sin nada. 

La afectada le solicita al gobernador de Córdoba, Orlando Benítez Mora, y al alcalde de Montería, Carlos Ordosgoitia, para que sea incluida en algún programa de vivienda de interés social porque necesita estabilizarse para que su hija asista al colegio.  

Powered by Sindyk Content
Arriba