Montería | 02:00 AM, 2021-03-07 | Montería

Monasterio Santa Clara, 65 años de entrega a Jesucristo

El Monasterio fue fundado el 29 de febrero de 1956. Desde la fecha, las religiosas trabajan incansablemente para entrar a un mundo de amistad con Dios.
Las hermanas 'Clarisas' son ejemplo de  unidad, solidaridad y humildad para toda la comunidad monteriana y cordobesa.
Las hermanas 'Clarisas' son ejemplo de unidad, solidaridad y humildad para toda la comunidad monteriana y cordobesa.
Foto:EL MERIDIANO.
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
Una vida de entrega cuerpo entero y corazón, es el pilar de las religiosas del monasterio Santa Clara de Montería, único convento en el departamento de Córdoba. Sus vida s como hermanas o monjas las ha llevado a amar a Jesús completamente, un amor contínuo por el que trabajan día a día.
Este año 2021, es su aniversario 65, fecha que les recuerda que seguir a Jesucristo; hombre obediente, casto y orante es lo que les mueve el alma. 

El Monasterio fue fundado el 29 de febrero de 1956. Desde la fecha, las religiosas trabajan incansablemente para entrar a un mundo de amistad con Dios.

Actualmente 11 religiosas hacen parte del Monasterio, el cual, en su estatus jerárquico cuenta con una 'Abadesa' o 'superiora', una 'vicaria' y 'consejeras'. Aunque los nombres de sus cargos son diferentes, trabajan por un solo objetivo: El bienestar de la comunidad. 

La hermana Mery de Jesús, vicaria del Monasterio, manifiesta que hacer parte de la comunidad de monjas implica separarse del mundo para decidir amar sinceramente a Dios. Aunque hasta ahora muchas de ellas lo descifran, desde muy pequeña sus acciones se encaminan a un solo propósito: Seguir a Jesucristo. "Cuando era niña me gustaba apreciar la Santa Eucaristía, rezaba el Santo Rosario y todos estos hábitos me llevaron a ser hoy una religiosa que continúa trabajando por una relación con Dios". Seguir la vida de ellas, es consagrarse a Jesucristo destinando cuerpo y alma a Él. Su día inicia a las 3:40 a.m .,y a las 9:00 p.m., pueden ir a descansar. 

Muchas personas piensan que llevan años encerradas en el monasterio, pero en realidad las religiosas sí salen, a hacer lo estrictamente necesario, y la 'Andariega' es la única que puede salir más a menudo porque para eso fue designada en ese rol. 

Sus días se resumen en una sola palabra: Oración. Centran su vida es una separación amorosa y voluntaria del mundo. Nada de lo que hacen es coercitivo, nadie las obliga, nadie las presiona, pero Jesucristo sí las compromete. 

La hermana Mery de Jesús, con palabras sinceras, dice que le agradece a los monterianos el espíritu de compartir y la actitud fraterna con la que las han recibido. 

Enfatizan en que todos los días trabajan para convertirse más al Señor y alejarse de lo que les hace daño. Es ahí, cuando justo nos damos cuenta lo valioso e importante que es para ellas llevar una vida monástica y sumergida en reglas que deben ser cumplidas. Las religiosas son felices aunque para la mayoría de la gente no lo sea. Sus instintos y olfatos están dirigidos a entregar su cuerpo y corazón a Jesús, tanto que desean que niñas y jóvenes piensen en que lo más provechoso de nuestras vidas es Dios.  

Es indescifrable aún saber la magnitud del respeto y admiración que ellas tienen con Dios. Lo único que sí sabemos, es que debemos reconocer su trabajo de entrega consigo mismas y ayudar a las demás personas a develar mejor sus caminos, a darle razones para comenzar a orar o para no dejar de hacerlo. Sabemos que algunas personas las tildan como seres raros, porque básicamente lo que hacen está fuera de lo "convencional". Por esta razón explican que el Monasterio no es una casa rara, al contrario, es una casa de Dios donde sus hijos lo glorifican. Llenas de orgullo y con voz llena de esperanza, enfatizan en que el Monasterio es su único mundo y agradecen por estos 65 años llenos de fe. 
Powered by Sindyk Content
Arriba