Opinión | 12:00 AM, 2022-06-23 | Redacción

Oportunidades y retos

Por: Fernando Negrete Montes
Síguenos en google news

La llegada de Gustavo Petro Urrego a la presidencia de Colombia es un caso inédito porque ninguna persona por fuera de los partidos Liberal o Conservador y dentro de sus diferentes corrientes o vertientes, había llegado a este cargo. Muchos intentos se hicieron, especialmente por la vía armada, y todos fueron en vano porque la mayoría de la población colombiana no le camina a la violencia.

Un segundo aspecto a resaltar es su nacimiento en Ciénaga de Oro, Córdoba, con crianza en el interior del país donde se formó y acogió las ideas revolucionarias que de pronto si se queda en su tierra natal no hubiera abrazado y mucho menos llegar a la presidencia, confirmando el hecho que la democratización del país, ha tenido más posibilidades en los grandes centros urbanos, aunque con los resultados electorales del 19 de junio, el mapa cambia radicalmente y abre el abanico para otras opciones en las regiones.

Logrado el poder, ahora viene lo más importante y bueno y para lo cual el país debe prepararse porque de la noche a la mañana, el sinnúmero de problemas que existen no se van a arreglar, porque la magia no se aplica en las administraciones públicas, pero sí los milagros económicos, pero está demostrado que estos requieren de un gran tiempo para su maduración y desarrollo y continuidad de las políticas.

El nuevo gobierno propone la mejora en las condiciones de vida del 40% de la población que vive en pobreza, asunto que se ha empezado a hacer con el ingreso solidario para 3-4 millones de hogares, sin olvidar la perspectiva de vincularlos al mercado laboral, dado que los subsidios no pueden ser permanentes porque se acaban las fuentes de financiación y tienen un efecto perverso sobre el sistema productivo a mediano y largo plazo.

Capoteado este primer vendaval que se puede lograr con un redireccionamiento de rentas por un tiempo, viene la sostenibilidad de la política social que depende de lo que ocurra en la economía que debe crecer varios puntos por encima del crecimiento poblacional para cerrar las brechas de ingresos y no caer en una pobreza generalizada, que implica superar el discurso rancio de las relaciones esclavistas y feudales.

Como bien lo dice la enseñanza práctica, quien mucho abarca, poco aprieta, No por tener cúmulo de ideas, está garantizado el éxito de una gestión. Es mejor puntualizar o focalizar cosas e ir avanzando. La novedad estará en ejecutar el plan de desarrollo y priorizar lo interno. 


Powered by Sindyk Content
Arriba