Opinión | 12:00 AM, 2021-04-08 | Redacción

Reactivar la economía

Por: Fernando Negrete Montes
Síguenos en google news

Una de las características o tendencias de la economía de mercado es el ciclo de los negocios, subidas y caídas de la actividad económica que, con el paso del tiempo y el manejo de los instrumentos de política económica: monetaria, fiscal (tributaria), cambiaria y de comercio exterior, por parte de la autoridad económica, han llevado a que el ciclo se suavice y la economía viva una senda de crecimiento con estabilidad en los niveles de inflación, producción, empleo y bienestar de la población.

Este comportamiento o navegación en piloto automático es afectado por choques externos cada vez con mayor intensidad por la interconexión de las economías, como la caída en las bolsas de valores, la intervención de la Reserva Federal, FED, o por fenómenos naturales como sequías, terremotos, emergencias invernales o por variables "extraeconómicas" como la actual pandemia del coronavirus que mantiene por segundo año consecutivo las economías con “crecimiento” negativo.

En estos momentos y cuando el mundo avanza hacia la tercera ola de contagios y revisando el ejemplo de China y las recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud, de cerrar las economías desde un comienzo y después de un año y observando cómo es insostenible repetir el cierre, se analiza que lo mejor hubiera sido cerrar solo la parte que hace el puente para la propagación del virus, y que hoy nos aprestamos enfrentar un nuevo pico por ese descontrol social.

Aprendiendo a convivir con la pandemia y poniendo mayor control sobre las actividades generadoras de contagio, debe hacerse uso de los instrumentos de política económica para atacar la debilidad en infraestructura física y social que funge como uno de los mayores obstáculos al desarrollo del país, porque en Colombia resulta muy costoso y demorado construir, sostener y mantener carreteras, puentes, escuelas, hospitales, edificios públicos, conectividad.   

En cuanto a los territorios, el clamor de las comunidades es que se construyan las vías de acceso, no en material deleznable, para que haya entrada y salida permanente de los productos y servicios y se generen los ingresos que permitan mejorar las condiciones de vida de los pobladores.

Todo esto amerita un aumento en el gasto y fundamentalmente, cambio en la forma de administrar lo público, replicando el privado, consistente en entender que los equipos de trabajo son las personas vinculadas a las empresas quienes, por su conocimiento, experiencia y pertenencia, solo requieren la libertad y confianza para llevar la organización a altos niveles de ejecución y desarrollo.

 Con este timonazo, ese mundo de innovación, emprendimiento, creatividad y realización entrará en un círculo virtuoso del desarrollo. ¡Ojo, que no nos coja el fin del mandato sin un metro de placa huella!   


Powered by Sindyk Content
Arriba