Sincelejo | 12:00 AM, 2021-07-04 | Sincelejo

Reducción en tarifa del peaje La Caimanera deja un sinsabor en ciertos sectores

La tarifa diferencial general del peaje de La Caimanera es de $900 los fines de semana (viernes a domingo) y lunes festivos.
1/6
Congresista Ana María Castañeda.
Congresista Ana María Castañeda.
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
Parece ser que el sueño de muchos gremios, alcaldes, Gobierno departamental, parlamentarios y comunidad en general del Golfo del Morrosquillo, de reubicar el peaje de La Caimanera para otro sitio diferentes a donde se encuentra, quedará frustrado.
El presidente de la Agencia nacional de Infraestructura (ANI), Manuel Gutiérrez, reiteró, la noche del viernes durante la reunión que sostuvo con algunos gremios e identidades territoriales, en la Gobernación, que el peaje no se puede trasladar por el tipo de contrato que tiene la concesión vial del mismo. Indicó que al trasladarlo implica incurrir en algunas faltas con unos costos superiores a 2 billones de pesos que la ANI no tiene la capacidad de asumir ni la Gobernación tampoco.
Esto generó un inconformismo y un sinsabor entre los sectores que por muchos años han venido luchando para que el peaje sea quitado de la vía Tolú- Coveñas, el cual su construcción jamás ha sido aceptada, porque perjudica la economía de esos dos municipios.
Si bien el logro de reducir la tarifa es importante y fue un avance, este no satisface lo que realmente la gente quiere: reubicarlo. Así quedó evidenciado en varias opiniones que El Meridiano buscó, entre esos, la de congresistas, gremios y alcalde y otros sectores.
 La primera en pronunciarse fue la senadora Ana María Castañeda, que dijo que "con un sinsabor recibimos avances y retrasos luego de la reunión con la ANI sobre la situación del peaje La Caimanera".
 Indicó que indudablemente reducir la tarifa es un gran logro que permitirá el flujo del turismo y la reactivación de Golfo de Morrosquillo, pero "no deja de ser un paño de agua tibia que no resuelve la desconexion social que deja la ubicación de la caseta para la comunidad local".

Por ello la congresista señaló que seguirá insistiendo incansablemente para que la reubicación del peaje sea una realidad impostergable. Cree que es la única solución aceptable para el Golfo de Morrosquillo.
 "No descansaré hasta que encontremos una vía de hecho que nos permita remover la caseta que tanto daño ha causado para la población Tolú y Coveñas", manifestó Castañeda.
A renglón seguido, para su compañera María del Rosario Guerra sigue siendo lo más importante la reubicación del peaje. "Bajarle el precio, por supuesto ayuda, pero lo que se quiere es su traslado y que digan cuándo. Además, pido celeridad en el arreglo de la vía Tolú- Coveñas", dijo Guerra.
 Por su parte el representante a la Cámara Salim Villamil dijo que la ANI trajo pañitos de agua tibia. 
"La decisión y resultados de la mesa técnica con la ANI y en cabeza del gobernador de Sucre, Héctor Espinosa, son pañitos de agua tibia frente al enorme daño causado, pues el turismo es el principal motor de la reactivación económica del Golfo y ese peaje en nuestro departamento es lesivo, se convierte en una barrera para el desarrollo de Tolu y Coveñas. Basta con mirar los altos índices de informalidad, desempleo y pobreza que presenta nuestra región Sucreña y la afectación con ese peaje es enorme y agudiza aún más las condiciones de nuestra población y la situación de las empresas que se benefician del sector turístico", indica Villamil.
Milene Jarava, también representante a la Cámara, señaló que reducir la tarifa es un avance, pero para ella es mejor retirarlo de manera definitiva efectuando una extensión en tiempo de los otros peajes de la concesión.
Miguel Aguirrez, presidente de Asetur, dijo que "poner un peaje entre Tolú y Coveñas es como construir un muro de Berlín o una muralla china, el cual al turismo le impide en todas sus capacidades técnicas y al turista le genera unos costos en el peaje. Bien porque la conectividad es importante y es lo que queremos nosotros tener unas vías buenas para el desarrollo de las actividades económicas. Pero en vista que no se pudo reubicar el peaje y que aplica una tarifa diferencial los fines de semanas, esto condiciona mucho el turismo los fines de semana y estamos en una época de reactivación".
La opinión de Guillermo Salaimán Gómez, que lidera la campaña "No más peajes, no barreras", es contraria a las antes expuestas. La no reubicación del peaje se convierte en un logro, ya que los sanonofrinos rechazan también el sitio donde ba a ser trasladado, que era la vía Las Pitas, entre Tolú y San Onofre.
El alcalde de Sincelejo, Andrés Gómez, sostuvo que, aunque Sincelejo no haga parte de ese perímetro urbano, lo mejor es que el peaje no exista. "Que lo hayan rebajado yo crearía que no es un gran logro, sobre todo que esos municipios vienen en desarrollo del turismo y con dificultades y más en esta pandemia", dijo.
La tarifa diferencial para habitantes de Tolú y Coveñas es de 700 pesos.

Powered by Sindyk Content
Arriba