Barrios de sincelejo | 12:00 AM, 2021-04-25 | Sincelejo

Secretos de la abuela, una tradición

La meta que se ha propuesto la familia es trascender fronteras para que su marca sea reconocida por todos lados
Lina Marcela Estrada Mayoriano
Lina Marcela Estrada Mayoriano
Foto:El Meridiano
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
Redacción. Secretos de la Abuela es un emprendimiento familiar que surgió con la finalidad de que productos ancestrales como el chococacao y el ajonjolí nunca falten en la mesa de las familias. 

La idea la materializó la abogada y administradora de empresas, Lina Marcela Estrada Mayoriano, quien junto a su mamá Consuelo y su tía Piedad, se esmeran por  mantener viva la tradición que se cultivó desde el seno del hogar  y de la impulsora de este emprendimiento: la señora Aminta Pérez, del corregimiento Las Peñas, de Corozal.

Doña Aminta ya descansa en la plenitud, pero su familia le rinde un homenaje continuando con el legado.
“Este es un homenaje para mi abuela que nos está viendo desde el cielo y para las mujeres sucreñas que a peso de la venta de productos han sacado a sus hijos adelante, como lo hizo mi abuela en el pueblo”, expresó Lina Marcela.

La producción es de manera artesanal, al igual como lo hacía la abuela Aminta: Moler, tostar el ajonjolí y preparar el chocolate con ese rico sabor natural, sin nada de químicos, ni conservantes, dignos de los secretos de la abuela.  El proceso se hace en el barrio Ipanema de Sincelejo.

“Con Dios como mi socio y fortaleza sacaremos adelante este emprendimiento. Él me indicó el momento en el que debía empezar”, sostuvo Lina.
Todo un reto 
La emprendedora asumió uno de sus mayores retos, cuando recibió el llamado de Dios (agosto de 2020) en medio de la pandemia, para empezar, aunque la idea de crear la empresa ya venía en la mente de Lina, desde que era niña. “Desde niña me gustaban los negocios. Le decía a mi abuela que íbamos a montar una empresa para vender sus productos y aunque en ese entonces no se pudieron las cosas, ahora le estoy cumpliendo”.

En el 2012 estuvo a punto de organizarla, pero no era el tiempo de Dios y esperó a que se dieran las cosas. 
Ahora, junto a su familia conserva los secretos de la abuela. Los productos han llegado a Bogotá, Cartagena, Montería y hasta a México.

Actualmente se distribuyen en dos puntos turísticos en el Golfo de Morrosquillo: Eco Limonar (entre Tolú y Toluviejo) y en la Casa de Interpretación Cultural Montucuy, ubicada en Coveñas.
La ancheta tiene un valor de 20 mil pesos, pero los productos también se venden individuales. 
Por las limitaciones debido a la pandemia que ha originado el covid-19, las ventas se hacen de manera virtual o a domicilio. 
 Los vasos o mugs, al igual que las bolsas ecológicas, son productos que también ofertan en el emprendimiento. 

"Son productos en los que se conserva la parte artesanal y la parte natural. Tratamos de que dentro de la cadena de procesos se pueda preservar la esencia artesanal, para que no se pierda el trabajo a mano que se hace y que nos enseñó la abuela, al igual que la parte natural, porque no tiene ningún aditivo, ni conservantes", expresó Lina Estrada en su visita a El Meridiano. 
Anotó que dicho producto tiene una vida útil de aproximadamente dos meses, pero por ser productos que son solicitados con frecuencia no alcanzan a demorar todo este tiempo. También se va elaborando de acuerdo a los pedidos que se vayan presentando. 
Para adquirir dichos productos del emprendimiento se puede comunicar al 313-539-30-56. 
Powered by Sindyk Content
Arriba