Deportes | 02:48 PM, 2021-07-17 | Montería

Sueño a punta de puños

‘Leo’ espera que su iniciativa tenga eco entre particulares que deseen arrebatarle la juventud a los malos hábitos.
1/2
Sueño a punta de puños
Foto:Cortesía.
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
Leonardo González, recordando sus jornadas de gloria arriba del cuadrilátero que le valió un título nacional, pero que las lesiones que lo privaron de ser una gloria del boxeo como lo es Miguel ‘Happy’ Lora Escudero y muchos más de la tierra del Sinú, no se resiste ante la pasión del sonido de los puños.

Pero las dificultades que afronta la ciudad y el país por la pandemia cerraron las puertas para la práctica del deporte en el Coliseo Miguel “Happy” Lora, y él debió ingeniársela para seguir adelante con unos 15 pelaos soñadores que quieren con sus muñecas llegar lejos y dejar una huella. Entre esos muchachitos está Leonardo Jr, quien hoy tiene 16 años y ya superó aquellas noches largas en las que su padre lo llevaba a verlo boxear y el pequeño no hacía otra cosa que llorar al ver que a su progenitor le daban golpes y él también conectaba a su adversario.

‘Leo’ espera que su iniciativa tenga eco entre particulares que deseen arrebatarle la juventud a los malos hábitos.

El joven es su mano derecha en la campaña de seguir con una escuela de boxeo, que por el momento funciona al aire libre, a veces al lado del canal del barrio La Candelaria, al extremo sur de Montería y también frente a la casa de ‘Leo’, como le dicen sus amigos, en el barrio Los Robles, Tercera Etapa.

Por el momento cuenta con los deseos y las ganas enormes de sacarle tiempo a los entrenamientos, ya que él trabaja con una empresa de vigilancia privada y los turnos son extenuantes, pero nunca más que la tenacidad de ‘Leo’ por forjar pugilistas.

Mientras todo se normaliza y sus muchachos puedan subirse a un ring con público al frente para que se vea su trabajo, hace de tripas corazón con algunos implementos donados por el concejal Larry García, quien se interesó por la iniciativa y decidió apoyarlo con la donación de guantes, vendas y protectores bucales.

Aspira que las ayudas por parte de la gente que le gusta el deporte, sigan llegando, porque su escuela es a puro corazón, los practicantes solo deben llegar con disciplina sin pagar un solo peso, y que por el contrario, aveces la merienda corre por cuenta del entrenador.

Como buen soñador cierra sus ojos y a veces ve en el futuro un espacio con techo y sacos o sambad y todos aquellos implementos con los que él contó para fortalecerse como boxeador, y por eso no baja la guardia porque el boxeo, el deporte que más títulos mundiales le ha dado a Colombia, no puede dejarse noquear por la indiferencia.
Powered by Sindyk Content
Arriba