Córdoba | 12:45 AM, 2021-05-30 | Montería

Tres poemas y un amor por la locura de Raúl Gómez Jattin

Que te vas a acordar Isabel, Prometo no amarte eternamente, En este cuerpo.
Tres poemas y un amor por la locura de Raúl Gómez Jattin
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
Que te vas a acordar Isabel
de la rayuela bajo el mamoncillo de tu patio
de las muñecas de trapo que eran nuestros hijos
de la baranda donde llegaban los barcos de La
Habana cargados de…

Cuando tenías los ojos dorados
como pluma de pavo real
y las faldas manchadas de mango
Qué va
tú no te acuerdas

En cambio yo no lo notaste hoy
no te han contado

Sigo tirándole piedrecillas al cielo
Buscando un lugar donde posar sin mucha fatiga
el pie

Haciendo y deshaciendo figuras en la piel de la
tierra
y mis hijos son de trapo y mis sueños de trapo
y sigo jugando a las muñecas bajo los reflectores
del escenario
Isabel ojos de pavo real

Ahora que tienes cinco hijos con el alcalde
y te paseas por el pueblo con un chofer endomingado
ahora que usas anteojos
cuando nos vemos me tiras un “qué hay de tu vida”
frío en impersonal

Como si yo tuviera eso
Como si yo todavía usara eso


-----------------------------------------------------------------------
Prometo no amarte eternamente,
ni serte fiel hasta la muerte,
ni caminar tomados de la mano,
ni colmarte de rosas,
ni besarte apasionadamente siempre.

Juro que habrá tristezas,
habrá problemas y discusiones,
y miraré a otras mujeres,
vos mirarás a otros hombres;
juro que no eres mi todo
ni mi cielo, ni mi única razón de vivir,
aunque te extraño a veces.

Prometo no desearte siempre
a veces me cansaré de tu sexo
vos te cansarás del mío
y tu cabello en algunas ocasiones
se hará fastidioso en mi cara.

Juro que habrá momentos
en que sentiremos un odio mutuo,
desearemos terminar todo y
quizás lo terminaremos.

Mas te digo que nos amaremos,
construiremos, compartiremos.
¿Ahora sí podrás creerme que...
te amo?



-----------------------------------------------------------------------
En este cuerpo
En el cual la vida ya anochece
Vivo yo
Vientre blando y cabeza calva
Pocos dientes
Y yo adentro
Como un condenado
Estoy adentro y estoy enamorado
Y estoy viejo

Descifro mi dolor con la poesía
Y el resultado es especialmente doloroso
Voces que anuncian: ahí vienen tus angustias
Voces quebradas: pasaron ya tus días.
 
La poesía es la única compañera
Acostúmbrate a tus cuchillos,
Que es la única.

Powered by Sindyk Content
Arriba