Sincelejo | 12:00 AM, 2021-07-08 | Sincelejo

Veeduría reversó ante denuncia contra funcionaria del ICBF

El veedor solicita continuar con la denuncia de las otras personas que menciona.
1/3
Facsímil de la denuncia y del desistimiento de Andrés Pertuz Hurtado, miembros del Comité de Veeduría Ciudadana Permanente.
Facsímil de la denuncia y del desistimiento de Andrés Pertuz Hurtado, miembros del Comité de Veeduría Ciudadana Permanente.
Por: Redacción El Meridiano
Síguenos en google news
A través de un escrito, Andrés Pertuz Hurtado, presidente del Comité de Veeduría Ciudadana Permanente,  desistió de la denuncia presentada con ocasión del contrato suscrito entre el ICBF en Sucre, con la Asociación de Profesionales de Colombia por la Paz. El reversazo lo hizo ante la jefe de la Oficina de Aseguramiento de la Calidad, del ICBF a nivel nacional, Janneth Gómez. 
En dicha denuncia la veeduría le hace saber a la funcionaria del ICBF y a los entes de control que en ese contrato se presentaron presuntas anomalías y que las mismas tienen incidencia penal y fiscal.
Realmente la veeduría solicita en dicho desistimiento se desvincule de los hechos denunciados y que ya son investigados por las autoridades a Milta Elena Acuña Monroy, quien es funcionaria actual del ICBF en Sucre.
Lo  anterior lo argumenta: 
"recibí información de manera errónea  y eso me indujo a error. Sobre esta situación me corresponde hacer saber que no poseo las pruebas suficientes para vincular a la mencionada persona dentro del proceso de denuncia realizado. El presente desistimiento parcial es hecho también a partir de la presunción de inocencia, pero además con ello se busca evitar incurrir en conductas punibles, tales como injuria y calumnia, o dañar el buen nombre de una persona".
En la misma petición solicita continuar al debido procedimiento respeto de las otras personas que menciona en la denuncia.
Precisamente en la denuncia señala  que en la casa de Acuña Monroy, en el barrio Los Tejares, funciona la fundación con la que contrataron 4.122 mil millones de pesos para operar el programa de madres comunitarias en Sincelejo.
Acuña Monroy es funcionaria del área financiera del ICBF en Sucre, y de esa asociación hacen parte sus familiares.
Indica la mencionada denuncia, que realmente la ONG es una empresa familiar manejada por Milta Acuña. "Esto se denuncia porque ella tras la sombra es la que maneja a la ONG", dice Pertuz.
El reversazo de Pertuz Hurtado lo conoció El Meridiano, a través de unos líderes, que reprochan el desgaste al que son sometidos los entes de control en Sucre con un caso tan sonado como este.
Powered by Sindyk Content
Arriba